Al-Jazeera English reporta que la patrulla fronteriza de los Estados Unidos ha estado matando a Mexicanos en su propio país, disparando sus armas a través de la frontera. Sigue una traducción del artículo que he hecho deprisa:

Matanzas trans-fronterizas

En Octubre de 2012, un agente de la Patrulla Fronteriza Estadounidense disparó su arma por el cerco de 7 metros que separa Nogales, Arizona de Nogales, Mexico y mató a un joven Mexicano desarmado de 16 años de edad, pasando 10 balas por su cuerpo.

Este no fue un caso único por un agente corrupto, más bien era el más reciente de una serie de disparos trans-fronterizos que provocan preguntas importantes sobre el control y responsabilidad de la Patrulla Fronteriza. En los últimos tres años, agentes de la patrulla fronteriza han matado a seis Mexicanos en su propia tierra, disparando a través de la linea para amenazar y herir aun más.

Un hombre recibió una bala mientras almorzaba con su familia en las orillas del Río Grande. Un joven de 15 años de edad fue pegado entre los ojos por una bala presuntamente por aventar piedras.

No se han traido acción disciplinaria ni cargos criminales contra los policías fronterizos en ninguno de estos casos, y las cortes estadounidenses han rechazado denuncios hechos por las familias de las víctimas, alegando que los ciudadanos Mexicanos no tienen las mismas protecciones constitucionales como los ciudadanos estadounidenses, dando a los agentes la libertad de actuar impunemente.