En Romanos 16:7, Pablo manda saludos a Junias, quien se cree mujer por muchos, posiblemente la mayoría de, académicos, y esto porque la palabra griega es feminina. Algunos de los más reconocidos académicos del Nuevo Testamento, incluyendo Bart Ehrman, han sugerido que ella fue apóstol. Es interesante que, en la versión 2009 que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comisionó de la traducción Reina-Valera de la Biblia, Pablo dice que Andrónico y Junias “son muy estimados por los apóstoles.” En la versión 1960, que anteriormente fue usado por miembros de la Iglesia, así como en la versión 1909, de cual se basa la versión 2009, se lee que “son muy estimados [“insignes” en la versión 1909] entre los apóstoles.” La Iglesia no ha dado ninguna razón revelatoria para la decisión, y no creo que se puede justificar por la lingüística. Parece haber sido una decisión administrativa para desalentar a los miembros de considerar la posibilidad de un apóstol feminino.