Archivos para la categoría: EEUU

Hace poco me he topado con este vídeo de M. Romney, candidato a candidato conservador a la presidencia de EE.UU.

Está en inglés, pero básicamente dice lo siguiente:

Entrevistador: Permítame que le pregunte sobre las palabras que escogió la otra noche: usted dijo que ya tenemos un líder que nos divide con amargas políticas de ENVIDIA.
Tengo curiosidad por la palabra ENVIDIA. ¿Quería Ud. Sugerir que cualquiera que cuestione las prácticas y procedimientos de Wall Street y las instituciones financieras y que cualquiera que tenga preguntas sobre la redistribución de la riqueza y el poder de este país es un ENVIDIOSO? ¿Es todo un tema de celos o de justicia?

 Romney: Sabe, creo que se trata de ENVIDIA, creo que se trata de guerra de clases. Creo que cuando tienes a un presidente alentando la idea de dividir América basándose en la idea del 99% contra el 1%, cuando aquellos que han tenido más éxito están en el 1%, has abierto un nuevo camino de concebir este país que es totalmente inconsistente con el concepto de “una nación bajo Dios”.
Y creo que el análisis final de los americanos les llevará a rechazarlo.

 Entrevistador: Entonces ¿No es posible cuestionarse en justicia la distribución de la riqueza sin ser visto como un ENVIDIOSO?

Romney: Sabe, creo que está bien hablar de esas cosas en habitaciones tranquilas, cuando se charla de impuestos y cosas así, pero el Presidente utiliza este tema como parte de su hoja de ruta de campaña. Adonde quiera que vayamos , o que vaya él, le oimos hablar de millonarios o billonarios, ejecutivos, Wall Street… es una táctica de ataque ENVIDIOSA y creo que fracasará.

Esta bonita entrevista me ha hecho recordar un artículo que leí hace años escrito por el que actualmente es el Presidente del Gobierno de España, en el que hablaba de un concepto asombroso para cualquiera que se denomine cristiano: LA ENVIDIA IGUALITARIA. El artículo lucía perlas como estas:

 “¿Por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria”

¿De verdad creen estos señores que todo es “yo tengo más que tú así que chincha rabiña la rabia te pica”? Y estos señores, ambos declarados cristianos practicantes, ¿qué piensan cuando leen que los primeros cristianos tenían todas las cosas en común?
¿Qué piensan cuando leen a los profetas condenar la codicia, el acaparamiento, la acumulación de bienes? Envidia, pensarán, envidia igualitaria es lo que tienen.

Capitalismo darwinista en su más pura esencia, la ley de la selva, el dominio del más fuerte. Eso es, ni más ni menos, lo que propugnan los que acusan a todo aquel que osa hablar de reparto equitativo como ENVIDIOSOS.

  • DyC 49:20 Pero no se ha dispuesto que un hombre aposea más que otro; por consiguiente, el mundo yace en el pecado.
  • DyC 38:26 Porque, ¿quién de vosotros, si tiene doce hijos que le sirven obedientemente, y no hace acepción de ellos, dice a uno: Vístete de gala y siéntate aquí; y al otro: Vístete de harapos y siéntate allí, podrá luego mirarlos y decir soy justo?
  • Hechos 4:32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía que era suyo nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.
  • DyC 51:3 Por tanto, señalen Edward Partridge y aquellos a quienes él ha escogido, con los cuales estoy bien complacido, su porción a este pueblo, a cada hombre igual, según su familia, conforme a sus circunstancias, carencias y necesidades.
  • DyC  70:14 No obstante, en vuestras cosas temporales seréis iguales, y esto no de mala gana; de lo contrario, se retendrá la abundancia de las manifestaciones del Espíritu.
  • DyC 78:6 Porque si no sois iguales en las cosas terrenales, no podéis ser iguales en la consecución de cosas celestiales;

No, no es ENVIDIA señores privilegiados, es JUSTICIA. Porque la riqueza nace del trabajo de todos, pero un 1% la acumula mientras el 99% restante gime bajo el peso de la servidumbre.

Algún día los hombres…

  • Isaías 65:22 No edificarán para que otro habite ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los aárboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.

En las DyC (sección 121)  el Señor condena el injusto dominio.  También en la Perla de Gran Precio se puede leer que el malvado lucifer se echa de la sociedad celestial por pretender establecer un sistema de injusto dominio.

También las escrituras modernas justifican el establecerse leyes para proteger las sociedades terrenales contra atentados en forma de injusto dominio, porque tales atentados hacen violencia al albedrío de las almas de los hijos de los hombres.

Entonces es importante entender en que consiste el injusto dominio y saber donde se concentran los poderes de injusto dominio en la actualidad.

Les invito a Uds. lectores a contribuir sus ideas sobre este tema.

Por Sangre Gorda

en una reciente entrevista concedida al periódico La Vanguardia, Rafael Matesanz, Director de la Organización Nacional de Trasplantes (en España) hacía unos lúcidos comentarios sobre la sanidad pública gratuita que merecen una reseña.

En mi país, España, gozamos de un servicio de salud pública realmente envidiable, que en algunos casos, como el de los trasplantes de órganos y tejidos, llega a ser pionero y referente mundial, nada que ver con unas declaraciones que leí en el Eagle Forum estadounidense (foro ultraconservador) que profetizaba que la sanidad pública consistiría en un sólo médico visitando a 8 pacientes al mismo tiempo o que EEUU tiene índices de supervivencia mayores que cualquier país europeo (todavía no entiendo cómo a estos conservadores les preocupa tanto la deuda cuando se trata de vidas humanas y no cuando se trata de gasto en armas).

Las declaraciones del Sr. Matesanz destacan por su lógica cristalina y aplastante:

“Porque cuando la Sanidad no es gratuita, no es buena –ni para pobres ni para ricos– y la prueba son los trasplantes. Uno de riñón cuesta unos 50.000 euros: si sólo pudiera beneficiarse de él quien puede pagarlo, los pobres no los donarían, porque sabrían que ellos no podrían permitirse ser trasplantados y, al final, también los ricos se quedarían sin donaciones.”

y además

“Y hemos incorporado a los inmigrantes al sistema mejor que ningún otro país : precisamente porque saben que nuestro sistema de donaciones es justo y eficaz.”

Sin embargo, también los conservadores en España comienzan a plantearse la necesidad de recortar el gasto sanitario. En que quedamos ¿no era sagrada la vida?

Por Sangre Gorda.

Acabo de leer un artículo en el principal periódico de izquierdas de España, El País:

“Si los ricos no pagan impuestos se enfrentarán a una revolución”  en dónde se hace referencia a una columna del Wall Street Journal: Tax the Super Rich now or face a revolution

No tengo mucho tiempo para hacer comentarios hoy, pero quiero compartirla y reflexionar sobre el hecho de que si los propios analistas financieros (¡analistas financieros!) y no los ideólogos, están viendo venir los cambios sociales y avisando sobre ellos, quizá la causa no esté perdida del todo.

Dice el refrán español “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”

¿Se aplicará esto a las revoluciones en los países árabes extendiéndose a Europa y EEUU?

Yo espero que si.

La Ley de Moisés nos manda lo siguiente en cuanto al extranjero:

Exodus 12:49 La misma ley será para el natural y para el extranjero que peregrinare entre vosotros.

Exodus 22:21 Y al extranjero no engañarás, ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.

Exodus 23:9 Y no angustiarás al extranjero: pues vosotros sabéis cómo se halla el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Leviticus 19:10 Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás los granos caídos de tu viña; para el pobre y para el extranjero los dejarás: Yo Jehová vuestro Dios.

Leviticus 19:33 Y cuando el extranjero morare contigo en vuestra tierra, no le oprimiréis. Leviticus 19:34 Como á un natural de vosotros tendréis al extranjero que peregrinare entre vosotros; y ámalo como á ti mismo; porque peregrinos fuisteis en la tierra de Egipto: Yo Jehová vuestro Dios.

Leviticus 23:22 Y cuando segareis la mies de vuestra tierra, no acabarás de segar el rincón de tu haza, ni espigarás tu siega; para el pobre, y para el extranjero la dejarás: Yo Jehová vuestro Dios.

Leviticus 24:22 Un mismo derecho tendréis: como el extranjero, así será el natural: porque yo soy Jehová vuestro Dios.

Leviticus 25:6 Mas el sábado de la tierra os será para comer á ti, y á tu siervo, y á tu sierva, y á tu criado, y á tu extranjero que morare contigo:

Leviticus 25:23 . Y la tierra no se venderá rematadamente, porque la tierra mía es; que vosotros peregrinos y extranjeros sois para conmigo.

Leviticus 25:35 Y cuando tu hermano empobreciere, y se acogiere á ti, tú lo ampararás: como peregrino y extranjero vivirá contigo.

Leviticus 25:47 Y si el peregrino ó extranjero que está contigo, adquiriese medios, y tu hermano que está con él empobreciere, y se vendiere al peregrino ó extranjero que está contigo, ó á la raza de la familia del extranjero;
Numbers 9:14 Y si morare con vosotros peregrino, é hiciere la pascua á Jehová, conforme al rito de la pascua y conforme á sus leyes así la hará: un mismo rito tendréis, así el peregrino como el natural de la tierra.

Numbers 15:14 Y cuando habitare con vosotros extranjero, ó cualquiera que estuviere entre vosotros por vuestras edades, si hiciere ofrenda encendida de olor suave á Jehová, como vosotros hiciereis, así hará él.

Numbers 15:15 Un mismo estatuto tendréis, vosotros de la congregación y el extranjero que con vosotros mora; estatuto que será perpetuo por vuestras edades: como vosotros, así será el peregrino delante de Jehová.

Numbers 15:16 Una misma ley y un mismo derecho tendréis, vosotros y el peregrino que con vosotros mora.

Numbers 15:26 Y será perdonado á toda la congregación de los hijos de Israel, y al extranjero que peregrina entre ellos, por cuanto es yerro de todo el pueblo.

Numbers 15:29 El natural entre los hijos de Israel, y el peregrino que habitare entre ellos, una misma ley tendréis para el que hiciere algo por yerro.

Deuteronomy 1:16 Y entonces mandé á vuestros jueces, diciendo: Oid entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre el hombre y su hermano, y el que le es extranjero.

Deuteronomy 10:18 Que hace justicia al huérfano y á la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido. Deuteronomy 10:19 Amaréis pues al extranjero: porque extranjeros fuisteis vosotros en tierra de Egipto.

Deuteronomy 14:29 Y vendrá el Levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres.

Deuteronomy 16:11 Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que estuviere en tus ciudades, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para hacer habitar allí su nombre.

Deuteronomy 16:14 Y te alegrarás en tus solemnidades, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que están en tus poblaciones.

Deuteronomy 23:7 No abominarás al Idumeo, que tu hermano es: no abominarás al egipcio, que extranjero fuiste en su tierra.

Deuteronomy 24:14 . No hagas agravio al jornalero pobre y menesteroso, así de tus hermanos como de tus extranjeros que están en tu tierra en tus ciudades:

Deuteronomy 24:17 No torcerás el derecho del peregrino y del huérfano; ni tomarás por prenda la ropa de la viuda:

Deuteronomy 24:19 Cuando segares tu mies en tu campo, y olvidares alguna gavilla en el campo, no volverás a tomarla: para el extranjero, para el huérfano, y para la viuda será; porque te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de tus manos.

Deuteronomy 24:20 Cuando sacudieres tus olivas, no recorrerás las ramas tras ti: para el extranjero, para el huérfano, y para la viuda será.

Deuteronomy 24:21 Cuando vendimiares tu viña, no rebuscarás tras ti: para el extranjero, para el huérfano, y para la viuda será.

Deuteronomy 26:11,12,13 Y te alegrarás con todo el bien que Jehová tu Dios te hubiere dado á ti y á tu casa, tú y el Levita, y el extranjero que está en medio de ti. Cuando hubieres acabado de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al Levita, al extranjero, al huérfano y á la viuda; y comerán en tus villas, y se saciarán. Y dirás delante de Jehová tu Dios: Yo he sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al Levita, y al extranjero, y al huérfano, y á la viuda, conforme á todos tus mandamientos que me ordenaste: no he traspasado tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos:

Deuteronomy 27:19 Maldito el que torciere el derecho del extranjero, del huérfano, y de la viuda. Y dirá todo el pueblo: Amén.

Ya que tenemos estas instrucciones de la santa biblia ¿ Cómo pueden los supuestos cristianos EE UU justificarse en maltratar a los indocumentados forasteros latinoamericanos?

¿Acaso creen que Cristo es mas severo que Moisés?

En el capítulo 26 de su segundo libro, Nefi profetiza acerca del encuentro de los europeos con la gente indígena de las américas en su futuro:

14 Mas he aquí, os profetizo concerniente a los postreros días, los días en que el Señor Dios manifestará estas cosas [los escritos de Nefi] a los hijos de los hombres.

15 Después que mi posteridad y la posteridad de mis hermanos hayan degenerado en la incredulidad, y hayan sido heridos por los gentiles; sí, después que el Señor Dios haya acampado en contra de ellos por todos lados, y los haya sitiado con baluarte y levantado fuertes contra ellos; y después que hayan sido abatidos hasta el polvo, aun hasta dejar de existir, con todo esto, las palabras de los justos serán escritas, y las oraciones de los fieles serán oídas, y todos los que hayan degenerado en la incredulidad no serán olvidados;

16 porque aquellos que serán destruidos les hablarán desde la tierra, y sus palabras susurrarán desde el polvo, y su voz será como uno que evoca a los espíritus; porque el Señor Dios le dará poder para que susurre concerniente a ellos, como si fuera desde la tierra; y su habla susurrará desde el polvo.

17 Porque así dice el Señor Dios: Escribirán las cosas que se harán entre ellos, y serán escritas y selladas en un libro [el libro de Mormón]; y aquellos que hayan degenerado en la incredulidad no las tendrán, porque procuran destruir las cosas de Dios.

19 Y sucederá que los que hayan degenerado en la incredulidad serán heridos por mano de los gentiles.

20 Y los gentiles [los gringos] se ensalzan con la soberbia de sus ojos, y han tropezado a causa de lo grande de su tropezadero, y han establecido muchas iglesias; sin embargo, menosprecian el poder y los milagros de Dios, y se predican su propia sabiduría y su propia instrucción, para enriquecerse y moler la faz de los pobres.

21 Y se edifican muchas iglesias que causan envidias, y contiendas, y malicia.

22 Y también existen combinaciones secretas, como en los tiempos antiguos, según las combinaciones del diablo, porque él es el fundador de todas estas cosas; sí, el fundador del asesinato y de las obras de tinieblas; sí, y los lleva del cuello con cordel de lino, hasta que los ata para siempre jamás con sus fuertes cuerdas.

[Desde aquí hace un contraste de la manera de obrar el Señor Dios con la manera de obrar los gringos que hayan oprimido a la gente indígena.]

23 Porque he aquí, amados hermanos míos, os digo que el Señor Dios no obra en la obscuridad.

24 Él no hace nada a menos que sea para el beneficio del mundo; porque él ama al mundo, al grado de dar su propia vida para traer a todos los hombres a él. Por tanto, a nadie manda él que no participe de su salvación.

25 He aquí, ¿acaso exclama él a alguien, diciendo: Apártate de mí? He aquí, os digo que no; antes bien, dice: Venid a mí, vosotros, todos los extremos de la tierra, comprad leche y miel sin dinero y sin precio.

26 He aquí, ¿ha mandado él a alguno que salga de las sinagogas, o de las casas de adoración? He aquí, os digo que no.

27 ¿Ha mandado él a alguien que no participe de su salvación? He aquí, os digo que no, sino que la ha dado gratuitamente para todos los hombres; y ha mandado a su pueblo que persuada a todos los hombres a que se arrepientan.

28 He aquí, ¿ha mandado el Señor a alguien que no participe de su bondad? He aquí, os digo: No; sino que todo hombre tiene tanto privilegio como cualquier otro, y nadie es excluido.

33 … él hace lo que es bueno entre los hijos de los hombres; y nada hace que no sea claro para los hijos de los hombres; y él invita a todos ellos a que vengan a él y participen de su bondad; y a nadie de los que a él vienen desecha, sean negros o blancos, esclavos o libres, varones o mujeres; y se acuerda de los paganos; y todos son iguales ante Dios, tanto los judíos como los gentiles.

Así termina el capítulo 26.

Para entrar en el reino de Dios en la tierra, es muy fácil.  Solo hay que cursar cuatro lecciones con los misioneros de tiempo completo, manifestar una disposición de cumplir con las normas de la iglesia, y bautizarse por la autoridad debida.  Dentro de dos o tres semanas de comenzar el proceso, ya eres conciudadano con los santos y miembro de la familia de Dios.

¿ Por qué entrar en los estados unidos de norte america tiene que ser tanto mas difícil que entrar en el reino de Dios?

Por Sangre Gorda.
Vi este artículo anunciado por primera vez en LDS WAVE, e inmediatamente lo compartí en Facebook.
No sólo me parece un excelente escrito sino que, dadas las ampollas que levanta, creo que es de lectura provechosa para todo el que esté interesado en este blog.
Como estaba en inglés me he tomado la libertad de traducirlo:

Este es el enlace original:
http://www.sltrib.com/sltrib/opinion/51308137-82/mormon-book-poor-saints.html.csp

traducción libre de:
EL CASO DEL SOCIALISMO EN EL LIBRO DE MORMÓN
Por TROY WILLIAMS

(publicado en el periódico Salt Lake Tribune el 26 de Febrero de 2011)

Tanto si se aceptan como si no las pretensiones históricas o teológicas del Libro de Mormón, un tema es obvio: en sus momentos de mayor esplendor y justicia, los Nefitas presentados en el libro fueron socialistas benevolentes; en su momento más depravado son retratados como codiciosos capitalistas liberales.

En el cenit de la cultura Nefita, “… tenían en común todas las cosas; por tanto, no había ricos ni pobres…” Tener todas las cosas en común sugiere una sociedad que invertía en infraestructuras públicas y bienestar para la comunidad.

La redistribución no es una anomalía en las escrituras Mormonas. José Smith declaró que “no se ha dispuesto que un hombre posea más que otro; por consiguiente, el mundo yace en el pecado” (Doctrina yConvenios 49:20).

¡Para cualquier conservador tendrá peligrosos visos de ser doctrina comunista!
Sin embargo Smith persiste, “Porque si no sois iguales en las cosas terrenales, no podéis ser iguales en la consecución de cosas celestiales” (DyC 78:6)

Los primeros líderes mormones impulsaron una Orden Unida para redistribuir la riqueza para el beneficio de todos los Santos.

A pesar de que la redistribución es el más alto orden económico en las escrituras mormonas, el Senador estadounidense Chris Buttars denunció vehementemente la Escuela del Distrito de Alpine por propugnar supuestamente el “socialismo democrático”. El, Mitt Romney, Glenn Beck y otros parecen creer que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días tiene, de hecho, un decimocuarto Artículo de Fe: Creemos en la incuestionable virtud del libre capitalismo.

Sin embargo las escrituras hacen dicha creencia indefendible. Los principales villanos en la civilización Nefita fueron los Ladrones de Gadiantón, quienes perpetuaron políticas que exacerbaban la desigualdad de clases. En cierto momento incluso “lograron la administración exclusiva del gobierno, al grado de que hollaron con los pies, e hirieron y maltrataron y volvieron la espalda a los pobres y a los mansos, y a los humildes discípulos de Dios.” (Helamán 6:39)

Muchos Santos de los últimos días políticamente poderosos también han vuelto las espaldas a los pobres y a las clases trabajadoras de este país. El Patrick Henry Caucus, Eagle Forum y Romney están determinados a eliminar todos los programas sociales que tradicionalmente han protegido a la población más vulnerable. Por el contrario, están igualmente decididos a invertir en proteger a los acomodados.

Exigen austeridad fiscal, pero no están dispuestos a aplicar tasas justas a los super-ricos. Demandan que los pobres hagan sacrificios, pero no están dispuestos a acabar con los beneficios corporativos y los vacíos legales que consiguen evitar que las grandes empresas compartan la carga. Quieren cortar los fondos públicos para educación, arte y salud, pero quieren ni oir hablar de hacer lo mismo con las bases militares en el exterior.

Denuncian el socialismo pero no tienen ningún problema cuando se trata de redistribuir la riqueza pública hacia arriba, a manos privadas. Gadiantón mismo se hubiera sentido como en casa entre estos líderes políticos.

Mi lectura del Libro de Mormón no es idiosincrática. Como misionero en Inglaterra conocí a muchos mormones socialistas con testimonios de la enseñanza de igualdad de las escrituras. Veían en los textos sagrados una racionalización espiritual que apoyaba sus propios programas gubernamentales, incluido su premiado Servicio Nacional de Salud.

Creían realmente en la admonición de Jesús, “en cuanto lo hicisteis a uno de éstos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” (Mateo 25:40)

Los Santos de los Últimos Días con sentido de la justicia deben reclamar sus textos sagrados de las manos de los fundamentalistas del libre mercado. No se dejen amilanar por las actuaciones derechistas de un histérico Glenn Beck. Los americanos pueden apoyar al mismo tiempo una robusta economía de mercado y redes de seguridad sostenibles para el humilde y el necesitado. Pero requerirá que las corporaciones y los ciudadanos influyentes inviertan profundamente en infraestructuras públicas.

La narrativa del Libro de Mormón, al margen de su historicidad, advierte a los Santos de los Últimos Días que deberán rechazar las riquezas y cuidar del pobre y el necesitado. El socialismo democrático es la verdadera esencia de la teología mormona y de sus escrituras. Es nuestra búsqueda común de Sión.

Troy Williams es el productor ejecutivo de RadioActive en KRCL 90.9FM
http://www.sltrib.com/sltrib/opinion/51308137-82/mormon-book-poor-saints.html.csp