Archivos para la categoría: libertad

En las DyC (sección 121)  el Señor condena el injusto dominio.  También en la Perla de Gran Precio se puede leer que el malvado lucifer se echa de la sociedad celestial por pretender establecer un sistema de injusto dominio.

También las escrituras modernas justifican el establecerse leyes para proteger las sociedades terrenales contra atentados en forma de injusto dominio, porque tales atentados hacen violencia al albedrío de las almas de los hijos de los hombres.

Entonces es importante entender en que consiste el injusto dominio y saber donde se concentran los poderes de injusto dominio en la actualidad.

Les invito a Uds. lectores a contribuir sus ideas sobre este tema.

Por Sangregorda

Una entrada rápida para dejar constancia de los movimientos de protesta de este domingo 15 de Mayo en España:

La revolución en el periódico El Pais

http://www.elpais.com/articulo/espana/manifestacion/indignados/reune/varios/miles/personas/toda/Espana/elpepunac/20110515elpepunac_12/Tes

mencionado en el Washington Post

http://www.washingtonpost.com/business/tens-of-thousands-march-in-spain-to-protest-against-austerity-measures-banks-politicians/2011/05/15/AF13OH4G_story.html

Declaraciones de Jose Luis Sampedro el día anterior (15/5/2011)

https://www.youtube.com/watch?v=yyOp8IRxgoo&feature=player_embedded#at=109

Jóvenes acampados en la Puerta del Sol

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=N0LyYtrqpl4

Grupo de facebook

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.116291348447484.20795.116291108447508#!/democraciarealya

#spanishrevolution y #acampadasol son trending topics mundiales!

2 Sangregorda 4: 15 – 30

He aquí, os diré porqué me siento constreñida a hablar de política según mi entendimiento a través de este blog cuyas palabras tenéis delante de vosotros en este momento, como las de una que os habla desde lejos.

Y me comunico de muchas otras maneras, pero en estas entradas escribo las cosas que me preocupan concernientes al ámbito político, según mi entendimiento. Porque mi alma se deleita en comprender cómo aplicar las escrituras a nuestros tiempos, y mi entendimiento se regocija en las cosas de Dios, así que escribo para que mis hermanos entiendan que también mis opiniones políticas han sido alcanzadas a través de mi comprensión del evangelio.

  16 He aquí, mi alma se deleita en el Señor, y mi corazón medita continuamente las cosas que he visto y oído.

 Sin embargo, a pesar del testimonio que mi Dios me ha dado, y de mi estudio diligente, mi corazón no termina de estar del todo cómodo. Mi sentido gregario me hace sentir una especie de oveja negra, de ser extraño, de mormona al borde de la apostasía.  

Mis hermanos me asedian por mis convicciones, y en numerosas ocasiones se me dice que lo que yo pienso va en contra de los que han dicho las autoridades generales en alguna ocasión, y que si no pienso igual que los demás voy en contra de la iglesia y no sigo al Profeta.

Y además, cuando deseo regocijarme me acuerdo de que al otro lado del océano existe Glenn Beck, y pienso que muchos de mis líderes están de acuerdo con lo que dice, y esto me llena de desasosiego.   

Sin embargo, yo sé que tengo un testimonio, y sé que Dios me ha traído hasta aquí. Soy mormona, le pese a quien le pese,  y por tanto escribiré lo que me dicte mi corazón sin renunciar a mi lugar en el Reino, que ninguna persona me puede quitar mientras siga al Maestro.

Porque Jesucristo es mi Maestro, y a El adoro y adoraré siempre.  

Porque El me llamó, y fue precisamente por mi capacidad de cuestionar mis creencias que abrí mi corazón lo suficiente como para oír su voz y seguirle.

Porque El contestó mis oraciones, porque me da fortaleza, conocimiento e  inspiración.  

Porque he formado una familia eterna, y El me ha prometido que estaremos juntos para siempre, y yo Le creo.

Porque me ha dicho que puedo ser libre, que puedo perdonar y ser perdonada, que me ama y que debo ser una luz al mundo. Me ha dicho también que me está preparando un sitio en las moradas de su padre. Y yo le creo.

Así que si mi fé me conduce a seguir al Salvador, si entiendo y acepto las verdades trascendentales del evangelio ¿por qué he de sentirme extraña en su iglesia y dejar que otras personas me hagan sentir indigna? ¿Por qué he de plantearme si soy una mormona poco convencional o incluso qué estoy haciendo en la iglesia?

 Y ¿por qué he de preocuparme por escuchar a quienes me censuran hasta dejar que el maligno tenga lugar en mi corazón para destruir mi paz y contristar mi alma?

 ¡Despierta, alma mía! No te compliques más la vida. ¡Regocíjate, oh corazón mío, y no hagas caso de lo que te digan!

 No vuelvas a enojarte a causa de la prepotencia de quienes se sienten en posesión de la verdad. No debilites mi fuerza por motivo de las diferencias. Sigue defendiendo lo que te parece correcto porque no puedes ir en contra de tu conciencia.

  30 ¡Regocíjate, oh mi corazón, y clama al Señor y dile: Oh Señor, te alabaré para siempre! Sí, mi alma se regocijará en ti, mi Dios, y la roca de mi salvación.

Por Sangregorda

Siempre lo digo, que vengo de un país con una antigua y arraigada tradición católica, y la razón de que me repita tanto es que creo que nadie vive en un vacío cultural, por lo tanto muchas de mis opiniones y puntos de vista están determinados por mi propia historia, la de mi familia y la de mi país.

 En concreto, la historia de mi país está inexorablemente entretejida con la de la Iglesia Católica, hasta el punto de que esta última ha puesto y depuesto reyes, reinas, gobernadores, presidentes, leyes, gobiernos y todo lo que se le opusiera, con mano de hierro y sin la más mínima vacilación. Desde el confesor de la reina Isabel la Católica en 1490 hasta el párroco de un pueblecito cualquiera del año 1940. Uno porque influía para matar a miles, otro porque podía llevarte a la muerte si no ibas a misa, señal clara de que eras un “rojo”.

 ¿Toda la influencia fue mala? ¿Todos los líderes católicos fueron sanguinarios? Ni muchísimo menos. Pero colectivamente influyeron tanto y tan poderosamente que ahogaron la libertad, la proscribieron.

La historia de España, en sus capítulos más oscuros, esta llena de sotanas.

 La libertad religiosa llegó a España para quedarse tras la muerte de Franco, Caudillo por “la Gracia de Dios”.

 Pero la libertad religiosa, para muchos de nosotros, no es suficiente. Queremos además un estado laico, queremos a la religión fuera de las instituciones. Completamente.

 Esta defensa del LAICISMO puede sonar extraño viniendo de una persona que se define como religiosa practicante, y de hecho, cuando converso con otros miembros de mi iglesia sobre este tema del laicismo se asombran de mi posición. Alguno me ha llegado a preguntar porqué quiero a Dios fuera de las instituciones.

 No es a Dios, sino a la religión a la que quiero fuera de las instituciones.

A todas, incluida la mía.

Quizá Dios pueda estar a través de hombres honestos que legislen sabiendo que serán responsables ante Él, en caso de que sean creyentes (lo cual, visto lo visto, no parece una gran garantía) pero para la religión y el dogma no puede haber lugar cuando se pretenda un mínimo de autonomía y libertad.

De hecho la Iglesia SUD, en principio, respalda esta posición. Toda la sección 134, especialmente su versículo 9, es una declaración abierta de la creencia en la separación de iglesia y estado, pero por si esta sección no dejara las cosas suficientemente claras, la Primera Presidencia, en una declaración del año 1907 dice lo siguiente:

 “La Iglesia de Jesucristo sostiene la doctrina de separación de iglesia y estado; la no interferencia de la autoridad eclesiástica en temas políticos; y la absoluta libertad e independencia del individuo en la consecución de sus deberes políticos…

“Declaramos que como principio y norma favorecemos:

“La absoluta separación de iglesia y estado;

“La no dominación del estado por la iglesia;

“La no interferencia de la iglesia en las funciones del estado;

“La no interferencia del estado en las funciones de la iglesia o el libre ejercicio de la religión.

“La absoluta libertad del individuo de la dominación de la autoridad eclesiástica en asuntos políticos;

“La igualdad de todas las iglesias ante la ley”

(traducción libre – In Clark, Messages of the First Presidency 4:153 citado en el manual de instituto on line, en inglés, de Doctrina y Convenios)

 DyC134:9 – No creemos que sea justo confundir influencias religiosas con el gobierno civil,…

 Y sin embargo me he encontrado con un retorcido argumento últimamente, defendido por algunos miembros de gran relevancia, que me gustaría comentar aquí.

Lo que estas personas dicen es que la libertad religiosa está en peligro y afirman que lo está basándose en lo siguiente:

1 – hay personas que creen que son responsables ante Dios por lo que hacen (religiosas)

2 – esas personas son buenas

3 – favorecer a esas personas favorece un sociedad más justa en la que crezcan nuestro hijos

4 – nosotros (las personas justas y buenas por religiosas) tenemos que tener el derecho de aportar nuestra conciencia religiosa en los asuntos públicos.

5 – la conclusión es que si no se deja influir a las religiones entonces se está limitando la libertad religiosa.

Se me ocurren al menos los mismos motivos para decir lo contrario:

1 – hay personas que creen que son responsables ante Dios por lo que hacen muchas de ellas son religiosas y/o fanáticos ¿quién las distingue?

2 – esas personas no siempre son buenas (er… las Torres Gemelas las tiraron abajo personas que estaban convencidas de ser responsables ante Dios por lo que hacían)

3 – se me ocurre un buen número de países cuyos gobiernos están fuertemente influidos por religiones cuyas sociedades no son más justas ni por asomo.

4 – aportar conciencia religiosa a los asuntos públicos ¿qué significa? ¿influir? ¿presionar?

5 – ¿cómo? ¿La libertad religiosa no era que cada uno adore como, cuando y lo que quiera? ¿Ahora la libertad religiosa es que las religiones sean libres para influir y hacer presión a las instituciones?

 Yo creo, hermanos, que hay que volver a lo más básico:

NO CREEMOS QUE SEA JUSTO CONFUNDIR INFLUENCIAS RELIGIOSAS CON EL GOBIERNO CIVIL.

Esto es básico porque la religión no debate sus creencias, no las somete a consenso. La religión basa su código en creencias y dogmas que sólo son válidos para quienes creen en ellos, por lo tanto su imposición es nociva cuando no resulta sencillamente inútil.

Las leyes se acuerdan, se debaten y se imponen.

Las creencias no.

 ¿Es el laicismo sacar a Dios de las instituciones? Bueno, yo creo que si DyC es un libro canónico y por tanto la palabra de Dios apoyar sus planteamientos es apoyar lo que Dios quiere.

¿Qué piensas tú?

Por Sangregorda

Hace unos días, tras compartir en facebook el artículo “EL CASO DEL SOCIALISMO EN EL LIBRO DE MORMON” uno de mis contactos me dijo que el socialismo y el Libro de Mormón eran incompatibles, dado que el socialismo eliminaba la libertad y el Libro de Mormón la promovía. Para ilustrar su punto me remitía a uno de los incontables artículos de la época post Macarthista (ya hablaremos de esto en otra entrada) en la que se detallaban las diferencias entre la Ley de Consagración y el socialismo, tomando siempre como paradigma socialista el modelo comunista soviético, ya que en caso contrario, tales diferencias no podrían ser tan llamativas y no convencerían a una audiencia mayormente norteamericana y republicana.

Yo, a mi vez, le remití a la declaración de principio de la Internacional Socialista, ya que igual que solicitamos a nuestros investigadores y críticos de la iglesia que lean lo que decimos nosotros antes de lo que dicen nuestros enemigos, creo que lo justo es hacer lo mismo con los demás, es decir, escuchar lo que tienen que decir antes de juzgarlos.

Esta persona que hablaba de la libertad probablemente no se esperaba lo que está escrito en el Capítulo II de la declaración, llamada “Los Principios – Libertad, Justicia y Solidaridad” que voy a repetir a continuación:

12. El socialismo democrático es un movimiento internacional por la libertad, la justicia social y la solidaridad. Su meta es un mundo en paz, en el que puedan realizarse estos valores fundamentales, en el que cada individuo pueda vivir una vida plena desarrollando su personalidad y sus capacidades, y en el que los derechos humanos y civiles estén amparados en el marco de una sociedad democrática.

13. La libertad es el resultado de esfuerzos individuales y colectivos que configuran de manera complementaria un mismo y único proceso. Todos los seres humanos tienen derecho a ser libres y a contar con las mejores oportunidades posibles para alcanzar sus metas y realizar sus capacidades. Pero esto sólo es posible si la humanidad entera triunfa en la lucha inmemorial por ser dueña de su historia y por asegurar que ninguna persona, clase, sexo, religión o raza se sirva de otra.

14. La justicia y la igualdad. La justicia es el fin de toda discriminación contra los individuos, la igualdad de derechos y oportunidades. Exige que las desigualdades sociales, mentales o físicas se vean compensadas, y que nadie dependa ni de los propietarios de los medios de producción ni de quienes poseen el poder político.

La igualdad es la expresión del valor idéntico de todos los seres humanos y la condición previa para el libre desarrollo de la personalidad humana. Una básica igualdad económica, social y cultural es la condición imprescindible para la diversidad individual y el progreso social.

La libertad y la igualdad no son contradictorias. La igualdad es la condición para el desarrollo de la personalidad individual. La igualdad y la libertad personal son indivisibles.

15. La solidaridad es general y universal. Se trata de la manifestación práctica de una humanidad común, de un sentimiento de identificación con las víctimas de la injusticia que las más importantes tradiciones humanistas acertadamente recomiendan y subrayan. La actual interdependencia mundial, sin precedentes en la historia, realza aún más el valor de la solidaridad, que se ha convertido en un imperativo para que la especie humana sobreviva.

16. Los socialistas democráticos atribuyen la misma importancia a estos tres principios fundamentales, libertad, igualdad y solidaridad, que son interdependientes. Cada uno de ellos es un requisito previo para los otros dos. Los conservadores y liberales, por el contrario, ponen de relieve la libertad individual a costa de la justicia y la solidaridad, y el comunismo pretendía lograr la igualdad y la solidaridad, a costa de la libertad.

(negrita y cursiva añadidas)

Uno de los puntos básicos de esta declaración de principios es la libertad, pero dice que la libertad NO ES POSIBLE a menos que haya igualdad y justicia.

Vayamos ahora al Libro de Mormón, en 4 Nefi:3 encontramos lo siguiente:

 3 Y tenían en común atodas las cosas; por tanto, no había ricos ni pobres, esclavos ni libres, sino que todos fueron hechos libres, y participantes del don celestial.

(negrita y cursiva añadidas)

Bien, parece que aquí hay una coincidencia significativa, el LdM nos dice que todos fueron hechos libres pero ¿como? ¿cual fué la condición previa? Nada menos que igualdad y justicia (reparto equitativo, justicia social).

Incluso Moroni, con su famoso estandarte de la libertad, luchaba contra aquellos que deseaban imponer una sociedad clasista, una sociedad desigual (Alma 51:21). Porque libertad e igualdad, como conceptos universales, como beneficio del pueblo, están estrechamente ligadas y no puede haber la una sin la otra.

La libertad es mucho más, muchísimo más, que no tener restricciones para amasar todo el dinero que a uno le sea posible.

Eso es, en cualquier caso,  una vil perversión de un concepto sagrado.

Young Moroni by Lester Yocum

Mi nuevo Moroni favorito: un Moroni de rasgos aindiados.