Archivos para la categoría: pacifismo

Al-Jazeera English reporta que la patrulla fronteriza de los Estados Unidos ha estado matando a Mexicanos en su propio país, disparando sus armas a través de la frontera. Sigue una traducción del artículo que he hecho deprisa:

Matanzas trans-fronterizas

En Octubre de 2012, un agente de la Patrulla Fronteriza Estadounidense disparó su arma por el cerco de 7 metros que separa Nogales, Arizona de Nogales, Mexico y mató a un joven Mexicano desarmado de 16 años de edad, pasando 10 balas por su cuerpo.

Este no fue un caso único por un agente corrupto, más bien era el más reciente de una serie de disparos trans-fronterizos que provocan preguntas importantes sobre el control y responsabilidad de la Patrulla Fronteriza. En los últimos tres años, agentes de la patrulla fronteriza han matado a seis Mexicanos en su propia tierra, disparando a través de la linea para amenazar y herir aun más.

Un hombre recibió una bala mientras almorzaba con su familia en las orillas del Río Grande. Un joven de 15 años de edad fue pegado entre los ojos por una bala presuntamente por aventar piedras.

No se han traido acción disciplinaria ni cargos criminales contra los policías fronterizos en ninguno de estos casos, y las cortes estadounidenses han rechazado denuncios hechos por las familias de las víctimas, alegando que los ciudadanos Mexicanos no tienen las mismas protecciones constitucionales como los ciudadanos estadounidenses, dando a los agentes la libertad de actuar impunemente.

Y pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro. Y he aquí, hubo un gran terremoto, porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y acercándose al sepulcro, removió la piedra y se sentó sobre ella. Y su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo a él los guardias temblaron y se quedaron como muertos. Y respondiendo el ángel, dijo a las mujeres: No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, así como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de entre los muertos; y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas se acercaron, y abrazaron sus pies y le adoraron.

Mateo 28:1-9

La pascua, como sabemos, es la celebración de la resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado. En nuestros discursos y nuestras lecciones en la iglesia, hemos perdido casi toda el significado de la resurrección: Hemos hablado de ella como un asunto meramente metafísico. Enseñamos que por medio de la resurrección todos volveremos a vivir después de la muerte, y en nuestras enseñanzas esto es la relación que la resurrección tiene con la expiación. Tan importante que es lo metafísico, la verdadera liga entre la resurrección y la expiación también se trata de la ética.

Para entender esto, necesitamos preguntarnos, ¿Qué es la expiación? Necesitamos ir más allá que la simple afirmación que “Jesús sufrió y murió por nuestros pecados.” ¿Qué quiere decir eso? Si estamos enseñando, como solemos hacer, que Jesús aceptó un castigo en lugar de nosotros, entonces ya perdimos el significado de la resurrección. En ese caso, estamos adorando un dios tan cruel y sangriente que no nos quiere perdonar a menos que su propio hijo este torturado y asesinado. Esto no puede ser el caso; tal dios no es digno de adoración. Joshua Madson elaboró el problema con este punto de vista:

esta falta de participar en la expiación y en vez de hacerlo ver a Jesús solamente como una sustitución crea una vasija vacía cuyo propósito parece más como un chivo expiatorio que un individuo con una vocación o una obra que cumplir. Desconecta la vida de Jesús, donde encontramos sus palabras, hechos, y su visión del reino de Dios, y en su lugar nos da un icono.

No. La gracia no es un asunto legal en que hay un precio que se tiene que pagar. La gracia se basa en amor. Entonces, cuando escuchamos que Jesús murió por nuestros pecados, en vez de pensar que murió en lugar de nosotros, debemos pensar que murió por culpa de nosotros, es decir, porque instituimos y mantenemos una sociedad que se basa en la violencia. Jesús murió porque su existencia — su ejemplo y sus enseñanzas — fue una amenaza para los poderes políticos. El nos mandó crear una sociedad alternativa; nos invitó ser parte del reino de Dios, una sociedad justa sin lucro y sin violencia. Hasta hoy en día los gobiernos están matando personas — particularmente en Latinoamérica — que atrevan creer en tales ideas.

Eso es lo que da significado a la resurrección. Jesús estuvo en contra de poderes basados en violencia, y esos poderes respondieron de la única manera que conocían — y siguen respondiendo así hoy. Jesús no respondió con violencia; ni el ni su Padre utilizó la violencia para su protección. Mateo nos dice: “Y he aquí, uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hirió a un siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que tomen espada, a espada perecerán.” (Mateo 26:51-52) En vez de usar violencia para proteger a Jesús o para castigar a sus asesinos, Dios solucionó la situación con el mejor castigo — un castigo sin violencia — para los que quisieron que Jesús estuviera muerto. Les dijo, “no.”

Con la resurrección Dios nos enseñó como realmente se efectua la justicia. Violencia a cambio de violencia no es justicia. Castigos para los delincuentes no son justicia — solamente aplacan nuestros instintos sangrientes. La verdadera justicia es una rectificación del daño que el pecado causó. La verdadera justicia no es un castigo para el pecador; es una curación para su víctima. Es una restauración de lo que fue perdido, no un daño por otro daño. Por eso el mensaje de Jesús fue el amor hacia nuestros enemigos y el perdón para los que nos hicieron daño, y que esto es la nueva ley en lugar del antiguo “ojo por ojo.” Esto es el verdadero sentido de la resurrección y también de la expiación.

El concepto de Dios que tenemos los mormones crea unos problemas peculiares. En la luz de historias de violencia divina en el Antiguo Testamento, el problema del Dios que nos da el libre albedrío abre paso al problema aún más grande del deber de imitar: A diferencia de otras sectas de la Cristiandad, que tienen la flexibilidad de enseñar que el Rey Divino actúa de una manera y nos manda de otra–así permitiendo la posibilidad de una vocación pacifista bajo un Dios no pacifista, por ejemplo–según los mormones Dios quiere que sus seguidores imiten su ejemplo, porque ellos también están en el proceso de llegar a ser como Dios. Así que si Dios mata, debe haber situaciones en que se espera que el mormón matará también. Si Dios es violente en la causa del bien, entonces el Mormonismo debe ser una religión violenta.

La clave para resolver este dilema queda en el “menor” problema ya mencionada: el concepto del libre albedrío. El albedrío es uno de los conceptos que forma parte fundamental del Mormonismo, y yo propongo que la doctrina del libre albedrío requiere que Dios sea pacifista.

El albedrío es el derecho de actuar por sí mismo. Los mormones frequentemente lo equivocan con la idea de libre voluntad–un concepto metafísico que rechaza la dicotomía de atributos innatos y adquiridos que se encuentra en las ciencias modernas de la conducta. No obstante, el albedrío es un concepto ético y no metafísico. No implica nada sobre nuestra naturaleza ni de nuestra biología, ni en los efectos de nuestro ambiente y educación sobre nuestras decisiones. No requiere que busquemos excepciones en la física como la relación de indeterminación de Heisenberg, con cuales en vano tratamos de refutar el determinismo. Su única significancia es que Dios no nos forzará a actuar de cierta manera.

Hay una significancia importante en esa afirmación. Dios no usará la fuerza para obligarnos a actuar de cierta manera. Esta idea encuentre el apoyo de Doctrina y Convenios, si estamos de acuerdo de que Dios actúa por medio del sacerdocio: “Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del sacerdocio, sino por persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero”–o sea, por medios pacíficos. Si Dios no usará la fuerza para efectuar su voluntad, entonces El es anarquista pacifista.

Esta idea causa algunos problemas con las escrituras, en particular con el Antiguo Testamento. Una lectura literal de las historias de los hechos violentes de Dios es completamente incompatible con la doctrina del libre albedrío. Afortunadamente, tenemos unas pistas para ayudarnos a saber cómo proceder. El templo, por ejemplo, nos enseña que no se debe tomar todo literalmente. Su instrucción de tomar metafóricamente el cuento de al creación es explícita: Nosotros somos Adán y Eva. Igualmente, historias de desastres y violencia en las escrituras presentan más la condición humana que la naturaleza de Dios. Además, cuando necesario, podemos acudirnos al concepto muy mormón de un canon falible.

La otra consequencia de un Dios pacifista es la necesidad de ser nosotros pacifistas también. Como mencioné arriba, el ideal del Mormonismo es seguir a Dios. La meta de cada mormón sincero es llegar a ser como Dios. Esencialmente, eso incluye ser pacifista–ser dispuesto a ser clavado a la cruz con Jesús antes de ejercer dominio sobre otros en contra de su voluntad. Satanás es quien viola el concepto del albedrío, y cada forma de violencia o coerción es una imitación de El. Así es que el sacerdocio funciona por medio de la persuasión en vez de ser un poder.

Por Sangregorda

Una vez más aprovecho este espacio para denunciar que, en una época de recortes en educación, sanidad y ayudas sociales, se despilfarren miles de millones en gasto armamentístico y miltar.
Voy a enlazar un artículo de la web MADRILONIA.ORG del que copio el texto íntegro aunque recomiendo visitarlo por la cantidad de información que contiene.

En el año 2010 el estado presupuestó, a través de diferentes partidas, 18.161 millones de euros que finalmente y una vez liquidado dicho presupuesto, se convirtieron en cerca de 19.300 millones de euros.

De los 18.161 millones 9.154 son directamente destinados al Ministerio de Defensa. De estos 9.154 el ministerio dedica casi 1.500 millones a la compra directa de armamento, es decir, se dedica más dinero anualmente a comprar instrumentos de muerte que lo que se ha ahorrado, por ejemplo, con la congelación de las pensiones aprobadas por el gobierno (1.400). Esto pone de manifiesto las prioridades de los políticos que dicen representarnos.

Si sumamos casi 1.000 millones más en inversión militar (logística) tenemos que el año pasado se invirtieron cerca de 2.500 millones de euros lo cual supone un 10% de las inversiones del Estado, es decir, uno de cada diez euros que invierte el Estado es en gasto militar.

Por otro lado, tenemos inversión en I+D con fines militares. Se divide en 232 millones gestionados por Defensa y en 950 millones gestionados por Industria. Estos 950 millones salen en forma de préstamo, esta fórmula lleva funcionando desde 1997 y ya acumula un crédito por valor de 14.205 millones de euros de los cuales no se ha devuelto nada. La inversión en I+D militar supone un 13% de la inversión en I+D total del Estado.

Algunos indicadores del gasto militar 2010:

· Gasto militar por día: Casi 53 millones de euros (19.300 millones entre 365 días)

· Gasto por habitante/año: 419 euros (19.300 millones entre 46 millones de habitantes según censo)

· Gasto militar respecto al PIB: 1.8%

· Gasto militar respecto al presupuesto total: 4.70%

El gasto militar total del año pasado rondó los 19.300 millones de euros que es infinitamente superior al gasto del 2003 (15.800 millones) y del 2004 (16.900 millones) donde España estaba en plena efervescencia económica y participaba de la invasión de Irak. La cifra récord de gasto militar en España se produjo en 2008 con 20.600 millones de euros mientras que la población empezaba sentir en sus carnes el coste social y personal de la famosa crisis económica.

Todas estas cifras no vienen sino a reforzar la idea de que como siempre la crisis sólo la sufre el pueblo. Nos imponen recortes en todos nuestros derechos sociales, económicos, laborales porque según el Estado son imprescindibles, sin embargo, no hay recortes en gastos absolutamente innecesarios como el militar.

Asamblea de indignados de Castellón

http://castellon.tomalaplaza.net/

Más información: La verdad del gasto militar español

Por Nat Kelly (traducción libre del original “Rethinking the values: Faith” publicado en Feminist Mormon Housewifes)

Vivimos en un ancho y variado mundo. Si todo lo que haces en el día es flipar frente al televisor ya será suficiente como para ser bombardeada con mensajes, directos o indirectos, que intentan venderte algo – una idea, un producto, ocio, o incluso una visión del mundo. En este hermoso y ancho mundo, hay muchas maravillas, excitación y conocimiento. Hay también mucho que es destructivo y dañino. Y en medio de toda esa mezcla hay otro montón que es muy interesante y bastante bueno.
 A todo esto a menudo oirás mensajes diciéndote que tengas fe. Y es difícil saber, siempre, exactamente, qué fe es o dónde ponerla.

Puede que hayas oído que la fe significa aceptar lo que se te dice, incluso aunque no encuentres razón racional para creerlo. Esta es una versión de la fe bastante sombría y diluida. La fe no es aceptar algo aunque no veas la razón para hacerlo. No es tomar la palabra de otra persona por la verdad absoluta. No es sofocar preguntas, incomodidad o dudas y que te sientas obligada a forzarte a creer.   

Lo que espero transmitirte cuando te hablo de la fe es una fe que trasciende dogmas y regulaciones. Lo que espero cuando te impulso a tener fe es una fe basada en acción y esperanza.
Puede ser duro saber en qué creer. Sé por experiencia, que casi todo lo que parecía seguro y firme en un punto puede volverse incierto más tarde. De todas las cosas en las que alguna vez he creído, sólo hay una que nunca me ha fallado – y esa es el amor.

Cuando las cosas se ponen difíciles, y sientes que estás “viendo como a través de un cristal, oscuramente”, ten fe en el amor. El amor de Dios, el amor de la familia, el amor de los amigos y el amor a ti misma. Experimentarás subidas y bajadas durante tu vida pero si consigues mantener la fe en el amor, te encontrarás a ti misma creando amor en espacios donde no se podía hallar antes.

Tener fe en el amor es algo poderoso. Te expande. Te conforta. Y lo más importante, te ayuda a creer lo suficiente como para actuar.

La fe real es la fe activa. Es acción fundada y motivada por el amor. La fe puede llevarte a acciones que requieran verdadero heroísmo y llegar así a gente por todo el globo.

Puede llevarte a acciones que son pequeñas, y sin embargo poderosas. Mientras tengas amor en tu corazón, y lo manifiestes a través de tus acciones, pasarás por las situaciones y estarás bien.

Cuatro jóvenes estudiantes negros tuvieron fe en sí mismos en Febrero de 1960. Encarando la violencia física y un increíble acoso ocuparon cuatro asientos en una barra para blancos de un local segregado en Greensboro, Carolina del Norte. Su pacífica fe y su profunda fortaleza inspiraron a cientos más en su comunidad a creer, y eventualmente su amor se extendió a través del país. De manera asombrosa, su fe prevaleció. El amor venció al odio.

Como miembros de la iglesia SUD tienes una herencia de fe. Hombres y mujeres se sacrificaron enormemente para establecer esta comunidad. Tuvieron fe unos en otros, en lo que podían lograr, y en su visión compartida; y pusieron todo lo que tenían en esa fe. Los pioneros que atravesaban las planicies no lo hicieron a ciegas, sólo porque alguien se lo dijo. Eso nunca les hubiera dado la suficiente fortaleza para conseguirlo. Sino que fueron conducidos e inspirados por su amor a la comunidad y a Dios. Tenían la suficiente fe como para avanzar, un día tras otro, y seguir viviendo.

Alice Paul tenía fe en su visión para el futuro. Sin pararse a pensar en el ridículo o la amenaza para su seguridad, incluso en la cruel tortura, ella, y millones como ella, se negaron a dejar de luchar por obtener el sufragio femenino. El fruto de su fe, el derecho femenino a votar, puedes sentirlo hoy, directamente, en tu vida, casi un siglo después de su lucha. Esa es una fe poderosa.

Toda esa gente era gente de fe. Y por fe no me refiero a gente de ninguna religión en particular. Quiero decir gente que tenía fe en la visión de un futuro mejor, y la valentía de actuar en base a esa visión.
No es una fe pasiva la que reside en tu corazón. Es una fe activa la que vive en tus manos, tus pies y tu voz.

Este es un hombre de fe.

Esta es una mujer de fe.

Hay mucho que necesita ser cambiado en este mundo. Se nos ha dicho que si tenemos la fe suficiente, podemos mover montañas. Quizá en nuestro tiempo las montañas no son lo que realmente necesita moverse. Un mundo lleno de violencia y opresión, con tanto potencial para la belleza, es lo que realmente necesita ser movido. Si escoges el amor, y tienes fe en ti misma, podrás tener el poder suficiente como para comenzar ese movimiento.

por Sangre Gorda 

Gráfico de Antonio Alonso para El País Gráficos

Un interesante artículo del mismo periódico en que se publicó este gráfico indica que Sudamérica lidera el rearme mundial, al ser el bloque cuya inversión en armamento ha sufrido el mayor aumento, aunque sigue siendo EEUU el mayor inversor armamentístico del mundo con un 42% del gasto militar mundial (eso sí, para seguridad social no tienen, pero para bombas de racimo, por lo visto, les sobra).

No recuerdo haber oído nada sobre esto en la última Conferencia General, pero tampoco esperaba oirlo. Sin embargo sí recuerdo que todos los que hablaron del plan de bienestar hicieron un enorme énfasis en que el plan de bienestar es el orden revelado por el Señor para cuidar de los pobres, supongo que más de un conservador se agarrará a este cable para apoyar sus opiniones en cuanto a la eliminación de programas sociales. O César o nada.

Además el otro día veía un documental sobre la venta de armas, y se daba el caso de un fabricante de armas belga que se lo pensaba antes de venderle armas a Gadafi (documental hecho antes de las revueltas en Libia). Sin embargo hace unas semanas me encontré con que los mercenarios contratados por el Coronel decían que se les pagaba en dinero, sí, pero que también les daban liberalmente drogas y Viagra, junto con la consigna de entrar en Bengasi matando a los hombres y violando a las mujeres.

La Viagra como arma de guerra. Me pregunto si la firma que la comercializa pondrá algún reparo a vender lotes masivos de esta “arma” a dictadores o países en conflicto bélico. Supongo que si Gadafi está en condiciones de dar Viagra como si fueran lacasitos (m&m’s) será porque el pedido solicitado ha sido lo suficientemente grande como para, al menos, que alguien se hiciera alguna pregunta ¿no?.

En fin, no me queda más que esperar que se cumpla lo que profetizan las escrituras de Isaías 2:4, Joel 3:10, Miqueas 4:3, 2 Nefi 12:14  “y forjarán sus espadas en rejas de arado”