Archivos para la categoría: política

Al-Jazeera English reporta que la patrulla fronteriza de los Estados Unidos ha estado matando a Mexicanos en su propio país, disparando sus armas a través de la frontera. Sigue una traducción del artículo que he hecho deprisa:

Matanzas trans-fronterizas

En Octubre de 2012, un agente de la Patrulla Fronteriza Estadounidense disparó su arma por el cerco de 7 metros que separa Nogales, Arizona de Nogales, Mexico y mató a un joven Mexicano desarmado de 16 años de edad, pasando 10 balas por su cuerpo.

Este no fue un caso único por un agente corrupto, más bien era el más reciente de una serie de disparos trans-fronterizos que provocan preguntas importantes sobre el control y responsabilidad de la Patrulla Fronteriza. En los últimos tres años, agentes de la patrulla fronteriza han matado a seis Mexicanos en su propia tierra, disparando a través de la linea para amenazar y herir aun más.

Un hombre recibió una bala mientras almorzaba con su familia en las orillas del Río Grande. Un joven de 15 años de edad fue pegado entre los ojos por una bala presuntamente por aventar piedras.

No se han traido acción disciplinaria ni cargos criminales contra los policías fronterizos en ninguno de estos casos, y las cortes estadounidenses han rechazado denuncios hechos por las familias de las víctimas, alegando que los ciudadanos Mexicanos no tienen las mismas protecciones constitucionales como los ciudadanos estadounidenses, dando a los agentes la libertad de actuar impunemente.

El día 6 de Abril, Viernes Santo en los paises de tradición católica, un extraño hastag fué TT en Twitter: #camaradaCristo.

Como pasa a menudo con los Trending Topics, los comentario fueron desde un extremo al otro, pasando por por varios grados diferentes de respeto o falta del mismo, tanto al propio Salvador como a las diferentes opiniones o personas.

Los comentario podéis verlos vosotros mismos, pero lo que me interesa analizar aquí son dos tendencias principales que se podían identificar, ambas igualmente beligerantes:

1 – por un lado los ateos, utilizando la figura de Jesucristo para destacar contradicciones en el comportamiento conservador.

2 – por otro conservadores, indignados por el uso de una figura, la de Jesucristo, que consideran “suya propia” y despreciando con condescendiente desdén las reivindicaciones del otro bando.

Todo ello me hace pensar en la famosa canción de “My own, personal, Jesus”, y en un post leído hace poco en otro blog anglosajón sobre la fetichización de Jesús, y el uso ligero, rozando lo blasfemo, de su persona y misión en la cultura popular: marcapáginas de Jesús, sujetalibros, calendarios, corbatas, pósters, tazas, historias y milagros populares, cuadros con Jesús como superhéroe que rescata niños en problemas, etc. El “merchandising” de Jesús es inacabable, parece que los mercaderes no tardaron en volver a ocupar sus puestos en terreno sagrado.

En fin, el hashtag me llamó la atención, pero francamente, no me gusta nada que se “use” al Salvador. No que se mencione, ni que se defienda sinceramente una posición, sea cual fuere, en relación a sus enseñanzas, eso me parece correcto, pero utilizarlo como arma arrojadiza, o bien apropiárselo y monopolizar su figura me entristece. Por desgracia, a menudo son aquellos que dicen amarlo más quienes más daño hacen. Y son, además, quienes más culpa tienen creo yo, ya que, al menos, los ateos no creen en él o no lo veneran como figura sagrada.

A menudo simpatizo con los ateos, ya que a mi también me irritan sobremanera quienes quieren imponer su interpretación de las escrituras y la moral sin ni siquiera reconcer que es una interpretación, sino imponiéndose como poseedores de la verdad absoluta.

Parafraseando al Pte. Uchtdorf en la última conferencia “no me juzgues porque mi relativismo moral es diferente al tuyo”, claro, que para eso tendrían que reconocer que lo suyo también es una forma de relativismo, y eso JAMÁS.

En fin, el Hombre de Galilea no es patrimonio de nadie, o lo es de todos, no lo tengo claro. Lo que sí creo es que tanta legitimidad tienen quienes reivindican sus enseñanzas como el germen del pensamiento comunista-socialista como quienes consideran sus enseñanzas las depositarias de los valores conservadores por excelencia.

Todo lo demás me parece folclore.

A todo esto permitidme que recuerde una anécdota que se atribuye a Gandhi:

Cuentan que un día Gandhi estaba sentado junto a un río y alguien le preguntó por qué no le gustaba el cristianismo. El Mahatma dijo que su disgusto no era con el cristianismo, sino con muchos cristianos.

Para explicar por qué decía eso, metió la mano en el río, sacó un canto rodado y dijo:

Muchos cristianos son como esta piedra: llevan toda la vida mojándose en el río de la Verdad, pero si los abres por la mitad…

Gandhi golpeó la piedra contra otra mucho más grande.

La piedra pequeña se rompió por la mitad y él la mostró a quienes le escuchaban.

En su interior están secos como esta piedra —explicó

Hace poco me he topado con este vídeo de M. Romney, candidato a candidato conservador a la presidencia de EE.UU.

Está en inglés, pero básicamente dice lo siguiente:

Entrevistador: Permítame que le pregunte sobre las palabras que escogió la otra noche: usted dijo que ya tenemos un líder que nos divide con amargas políticas de ENVIDIA.
Tengo curiosidad por la palabra ENVIDIA. ¿Quería Ud. Sugerir que cualquiera que cuestione las prácticas y procedimientos de Wall Street y las instituciones financieras y que cualquiera que tenga preguntas sobre la redistribución de la riqueza y el poder de este país es un ENVIDIOSO? ¿Es todo un tema de celos o de justicia?

 Romney: Sabe, creo que se trata de ENVIDIA, creo que se trata de guerra de clases. Creo que cuando tienes a un presidente alentando la idea de dividir América basándose en la idea del 99% contra el 1%, cuando aquellos que han tenido más éxito están en el 1%, has abierto un nuevo camino de concebir este país que es totalmente inconsistente con el concepto de “una nación bajo Dios”.
Y creo que el análisis final de los americanos les llevará a rechazarlo.

 Entrevistador: Entonces ¿No es posible cuestionarse en justicia la distribución de la riqueza sin ser visto como un ENVIDIOSO?

Romney: Sabe, creo que está bien hablar de esas cosas en habitaciones tranquilas, cuando se charla de impuestos y cosas así, pero el Presidente utiliza este tema como parte de su hoja de ruta de campaña. Adonde quiera que vayamos , o que vaya él, le oimos hablar de millonarios o billonarios, ejecutivos, Wall Street… es una táctica de ataque ENVIDIOSA y creo que fracasará.

Esta bonita entrevista me ha hecho recordar un artículo que leí hace años escrito por el que actualmente es el Presidente del Gobierno de España, en el que hablaba de un concepto asombroso para cualquiera que se denomine cristiano: LA ENVIDIA IGUALITARIA. El artículo lucía perlas como estas:

 “¿Por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria”

¿De verdad creen estos señores que todo es “yo tengo más que tú así que chincha rabiña la rabia te pica”? Y estos señores, ambos declarados cristianos practicantes, ¿qué piensan cuando leen que los primeros cristianos tenían todas las cosas en común?
¿Qué piensan cuando leen a los profetas condenar la codicia, el acaparamiento, la acumulación de bienes? Envidia, pensarán, envidia igualitaria es lo que tienen.

Capitalismo darwinista en su más pura esencia, la ley de la selva, el dominio del más fuerte. Eso es, ni más ni menos, lo que propugnan los que acusan a todo aquel que osa hablar de reparto equitativo como ENVIDIOSOS.

  • DyC 49:20 Pero no se ha dispuesto que un hombre aposea más que otro; por consiguiente, el mundo yace en el pecado.
  • DyC 38:26 Porque, ¿quién de vosotros, si tiene doce hijos que le sirven obedientemente, y no hace acepción de ellos, dice a uno: Vístete de gala y siéntate aquí; y al otro: Vístete de harapos y siéntate allí, podrá luego mirarlos y decir soy justo?
  • Hechos 4:32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía que era suyo nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.
  • DyC 51:3 Por tanto, señalen Edward Partridge y aquellos a quienes él ha escogido, con los cuales estoy bien complacido, su porción a este pueblo, a cada hombre igual, según su familia, conforme a sus circunstancias, carencias y necesidades.
  • DyC  70:14 No obstante, en vuestras cosas temporales seréis iguales, y esto no de mala gana; de lo contrario, se retendrá la abundancia de las manifestaciones del Espíritu.
  • DyC 78:6 Porque si no sois iguales en las cosas terrenales, no podéis ser iguales en la consecución de cosas celestiales;

No, no es ENVIDIA señores privilegiados, es JUSTICIA. Porque la riqueza nace del trabajo de todos, pero un 1% la acumula mientras el 99% restante gime bajo el peso de la servidumbre.

Algún día los hombres…

  • Isaías 65:22 No edificarán para que otro habite ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los aárboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.

Por Sangregorda

Acabo de volver de la Iglesia y no recuerdo haber salido de la capilla con un sentimiento más triste desde hace mucho mucho tiempo.

La última clase del día fue la de Sociedad de Socorro, y estaba basada en un artículo de la Liahona republicado hace un par de años pero de la conferencia general de 1982, dado por Marion G. Romney.

Tal y como se ha dado, venía  a decir lo siguiente:

1 – que el trabajo es un principio enseñado desde el principio y que, junto con la autosuficiencia, son indispensables para la libertad del hombre.

El trabajo es consecuencia del estado caído del hombre (“ganarás el pan con el sudor de tu frente”) y la libertad (libre albedrío) no es consecuencia de el trabajo sino una condición en la que nace el ser humano GRACIAS al Salvador, que se ofreció a pagar el precio de los errores que cometeríamos como producto de nuestra libertad. La independencia económica no es sinónimo de libertad.

Si el trabajo es un principio enseñado desde el principio también debería serlo el dolor en el parto, consecuencia también de la caída, y enseñarse en las clases de Sociedad de Socorro que los métodos analgésicos en el parto son contrarios a los principios “enseñados desde el principio” ¿no?.

Más bien el mérito exagerado y la virtud del trabajo es una enseñanza protestante, como bien estudió Weber en su obra “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” del que pego el resumen de wikipedia a continuación:

“En suma, podemos sintetizar el análisis de Weber a este respecto en dos puntos:

  • La adquisición del dinero es casi el valor supremo de la vida.
    • El ejercicio constante de una profesión —el trabajo— es una manera tan privilegiada para adquirir el dinero, que se presenta varias veces como fin, no como medio.
    • Racionalidad. Es el trabajo que busca las maneras más adecuadas para obtener la máxima cantidad de riqueza. Los protestantes, que son la mayoría de la población, «han mostrado singular tendencia hacia el racionalismo económico, tendencia que ni se daba ni se da entre lo católicos, en cualquier situación en que se encuentren.» Weber (1999:32)
    • La austeridad. Ella hace que se use mínimamente la riqueza acumulada. Aunada a las tres características precedentes, da lugar a una creciente acumulación de riqueza, o de capital por medio del ahorro.
  • La descripción de la ética protestante, con dos grandes características:
    • El ascetismo: «Y del mismo modo podría explicarse el fenómeno no menos frecuente y curioso […] de que muchas casas parroquiales hayan sido el centro creador de empresas capitalistas de amplios vuelos, lo que podría interpretarse como una reacción ascética de la juventud. Pero esta reacción falla cuando se dan al propio tiempo, en una persona o colectividad, la virtud capitalista del sentido de los negocios y una forma de piedad intensa, que impregna y regula todos los actos de la vida; y esto no se da solo en casos aislados, sino que precisamente constituye un signo característico de grupos enteros de las sectas e iglesias más importantes de protestantismo.» Weber (1999:36,36)
    • El enriquecimiento como señal de predestinación a la salvación eterna.”

En nuestra Iglesia, a nivel popular, no se considera el enriquecimiento como señal de predestinación a la salvación eterna exactamente, sino como una clara señal de rectitud, basándose en la aplicación errónea (para más explicación leer libro de Job) de las escrituras que dicen que si guardas los mandamientos prosperas en la tierra.

¿Quiero decir con esto que el trabajo es malo? En absoluto, es un medio para ganarse la vida en este estado de cosas, en el “mundo triste y solitario”, y estoy segura de que, como otras pruebas, puede convertirse en experiencia trascendental de progreso espiritual pero no creo que el trabajo remunerado sea, en sí mismo, una herramienta de salvación.

2 – Que los programas gubernamentales de asistencia a los desempleados merman la autoestima de las personas y pueden coartar su libertad.

Me indigna especialmente este particular. Los programas gubernamentales de protección social están diseñados para proteger a los estratos más desfavorecidos de los desmanes del capitalismo salvaje, de la explotación de seres humanos para aumentar la acumulación de riqueza en unas pocas manos y para paliar las injusticias de una sociedad que “yace en el pecado” por causa de las desigualdades.

Hablemos de libertad con un ejemplo práctico: un padre/madre de familia que se queda sin empleo, en España tiene una cobertura de hasta un año de prestación (que ha pagado previamente con las retenciones practicadas en su nómina) que le permite vivir a él y a su familia mientras encuentra otro empleo y también le permite discriminar hasta cierto punto aquellos empleos que pretendan pagar salarios claramente insuficientes. El mismo padre/madre, en un país sin leyes que protejan al trabajador o sin sistemas de protección social, tendrá que aferrarse a cualquier empleo, por mal pagado que esté, que permita que su familia sobreviva la semana siguiente. ¿Quién es más libre?

Comprendo que la derecha norteamericana se ponga de uñas cuando se hable de implementar programas de protección social pero, por favor, que no me digan que si votamos a partidos que favorecerán estas políticas ponemos en peligro la libertad de los ciudadanos. El capital sí que pone en peligro esa libertad como pudieron comprobar con espanto Brigham Young y los otros misioneros que sirvieron en la Inglaterra industrial del siglo XIX, cuando los trabajadores estaban totalmente desprotegidos y a expensas del capital.

Sin igualdad no hay libertad, nos enseña el Libro de Mormón.

Lo que me parece ofensivo es ese tono superior de clase media de quien piensa que quienes acuden a los subsidios son holgazanes y vagos “chupando” de la teta del gobierno. Y esto me recuerda a la escritura de Mosiah 4:

17  Tal vez adirás: El hombre ha traído sobre sí su miseria; por tanto, detendré mi mano y no le daré de mi alimento, ni le impartiré de mis bienes para evitar que padezca, porque sus castigos son justos.

 18  Mas, ¡oh hombre!, yo te digo que quien esto hiciere tiene gran necesidad de arrepentirse; y a menos que se arrepienta de lo que ha hecho, perece para siempre, y no tiene parte en el reino de Dios.

3 – Las personas a quienes se les dan ayudas se vuelven perezosas como sucedió a las “gaviotas malacostumbradas” de la historia que refieren.

Me sorprende que Dios no estuviera enterado de esto cuando decidió mantener con subsidios celestiales de maná a su pueblo durante ¡cuarenta años!. ¿En qué estaba pensando? ¿No sabía que se volverían dependientes, débiles y perezosos? Vaya, me pregunto qué historia enseña verdaderos principios celestiales, la de las gaviotas o la del pueblo de Israel.

4 –  “La… Iglesia no está de acuerdo con ningún sistema que deje a las personas capacitadas en un estado de dependencia permanente y, por el contrario, insiste en que la función y el propósito verdaderos de ofrecer asistencia son ayudar a las personas a alcanzar una posición en la que puedan valerse por sí mismas y, de ese modo, ser libres”

Esta es una cita que se remonta a un curso de estudio de 1946.

Si bien está claro que no es deseable prolongar el estado de dependencia de un ser humano capacitado para el trabajo (ni obligarlo a aceptar un trabajo de mera subsistencia en condiciones de explotación, quiero pensar) me gustaría también recordar un post de este mismo blog llamado “La red de Seguridad Social” en que un hermano comentaba que la posición contradictoria de la Iglesia, hoy en día, respecto a este tema y cito:

“Por eso me fue una sorpresa grande cuando me llamaron obispo, enterarme que la prioridad en cuanto a la iglesia y el gobierno se había cambiado.  Normalmente la iglesia ayudaría solo en casos de emergencia, y en casos de largo plazo deberíamos buscar recursos de “la comunidad,” que quiere decir agencias del gobierno”

5 – Por último avisa sobre los peligros de votar de manera “pancista” de manera que puede aplicarse al peligro de votar a partidos que defiendan los programas de protección social que puedan beneficiarnos

pero para ser justa, este párrafo se encuentra justo debajo de la parte en que arremete contra los capitalistas que no invierten a menos que el gobierno les garantice las ganancias aunque presupone que los principales holgazanes son los pobres ya que dice que  “El hábito de codiciar y recibir beneficios inmerecidos se ha vuelto tan común en nuestra sociedad que hasta las personas adineradas, que poseen los medios para producir más riquezas, esperan que el gobierno les garantice una ganancia.” Hasta las personas adineradas… que por supuesto son las más trabajadoras, diligentes y rectas supongo.

Luego dice

“Muchas veces, los resultados de las elecciones dependen de lo que los candidatos prometan hacer por los votantes con los fondos del gobierno; si esta práctica se aceptara e implantara en forma general en cualquier sociedad, convertiría en esclavos a sus ciudadanos.

No podemos permitirnos el lujo de quedar bajo la custodia del gobierno, ni siquiera si tenemos el derecho legal de hacerlo, pues eso nos exige un gran sacrificio de nuestra autoestima y de nuestra independencia política, temporal y espiritual.”

Creo que el comportamiento actual de los mercados, influyendo hasta el punto de exigir modificaciones constitucionales en algunos países, sí que está convirtiendo en esclavos a los ciudadanos, dañando sus democracias, libertades, sistemas sociales y modos de vida tanto o peor que cualquier gobierno comunista del pasado o el presente con quienes, desde luego, tampoco estoy de acuerdo.

En resumen, el artículo tiene partes excelentes, y varias lecturas, pero tal como se ha enseñado en clase y salvo que se le preste una imaginativa mirada, parece destinado a inclinar definitivamente la opinión en contra de los sistemas de protección social. Pocos europeos informados y/u orgullosos de sus sistemas de bienestar social respaldarían semejantes opiniones (sobre la merma de la libertad por la existencia de ayudas sociales).

Es hora de aparcar la guerra fría y discontinuar con la identificación gobierno=satanás tan común al conservadurismo norteamericano. Hay vida más allá de Wisconsin, por favor, téngannos en cuenta.

Sólo me queda esperar el cumplimiento de las profecías y trabajar por la llegada del día en que la mal llamada autosuficiencia será algo real, y cada uno “disfrutará la obra de sus manos” como decía Isaías y no trabajará para enriquecer a unos pocos.

” las cifras que demuestran el imparable avance y por la tenaz concentración de la riqueza acumulada en muy pocas manos. Los ocho millones trescientas mil personas millonarias del 2004 son un número insignificantes ante los seis mil quinientos millones de habitantes del planeta y ni que decir de los millones de millones de pobres del mundo que también continúan aumentando”

En las DyC (sección 121)  el Señor condena el injusto dominio.  También en la Perla de Gran Precio se puede leer que el malvado lucifer se echa de la sociedad celestial por pretender establecer un sistema de injusto dominio.

También las escrituras modernas justifican el establecerse leyes para proteger las sociedades terrenales contra atentados en forma de injusto dominio, porque tales atentados hacen violencia al albedrío de las almas de los hijos de los hombres.

Entonces es importante entender en que consiste el injusto dominio y saber donde se concentran los poderes de injusto dominio en la actualidad.

Les invito a Uds. lectores a contribuir sus ideas sobre este tema.

Por Sangregorda

Una entrada rápida para dejar constancia de los movimientos de protesta de este domingo 15 de Mayo en España:

La revolución en el periódico El Pais

http://www.elpais.com/articulo/espana/manifestacion/indignados/reune/varios/miles/personas/toda/Espana/elpepunac/20110515elpepunac_12/Tes

mencionado en el Washington Post

http://www.washingtonpost.com/business/tens-of-thousands-march-in-spain-to-protest-against-austerity-measures-banks-politicians/2011/05/15/AF13OH4G_story.html

Declaraciones de Jose Luis Sampedro el día anterior (15/5/2011)

https://www.youtube.com/watch?v=yyOp8IRxgoo&feature=player_embedded#at=109

Jóvenes acampados en la Puerta del Sol

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=N0LyYtrqpl4

Grupo de facebook

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.116291348447484.20795.116291108447508#!/democraciarealya

#spanishrevolution y #acampadasol son trending topics mundiales!

2 Sangregorda 4: 15 – 30

He aquí, os diré porqué me siento constreñida a hablar de política según mi entendimiento a través de este blog cuyas palabras tenéis delante de vosotros en este momento, como las de una que os habla desde lejos.

Y me comunico de muchas otras maneras, pero en estas entradas escribo las cosas que me preocupan concernientes al ámbito político, según mi entendimiento. Porque mi alma se deleita en comprender cómo aplicar las escrituras a nuestros tiempos, y mi entendimiento se regocija en las cosas de Dios, así que escribo para que mis hermanos entiendan que también mis opiniones políticas han sido alcanzadas a través de mi comprensión del evangelio.

  16 He aquí, mi alma se deleita en el Señor, y mi corazón medita continuamente las cosas que he visto y oído.

 Sin embargo, a pesar del testimonio que mi Dios me ha dado, y de mi estudio diligente, mi corazón no termina de estar del todo cómodo. Mi sentido gregario me hace sentir una especie de oveja negra, de ser extraño, de mormona al borde de la apostasía.  

Mis hermanos me asedian por mis convicciones, y en numerosas ocasiones se me dice que lo que yo pienso va en contra de los que han dicho las autoridades generales en alguna ocasión, y que si no pienso igual que los demás voy en contra de la iglesia y no sigo al Profeta.

Y además, cuando deseo regocijarme me acuerdo de que al otro lado del océano existe Glenn Beck, y pienso que muchos de mis líderes están de acuerdo con lo que dice, y esto me llena de desasosiego.   

Sin embargo, yo sé que tengo un testimonio, y sé que Dios me ha traído hasta aquí. Soy mormona, le pese a quien le pese,  y por tanto escribiré lo que me dicte mi corazón sin renunciar a mi lugar en el Reino, que ninguna persona me puede quitar mientras siga al Maestro.

Porque Jesucristo es mi Maestro, y a El adoro y adoraré siempre.  

Porque El me llamó, y fue precisamente por mi capacidad de cuestionar mis creencias que abrí mi corazón lo suficiente como para oír su voz y seguirle.

Porque El contestó mis oraciones, porque me da fortaleza, conocimiento e  inspiración.  

Porque he formado una familia eterna, y El me ha prometido que estaremos juntos para siempre, y yo Le creo.

Porque me ha dicho que puedo ser libre, que puedo perdonar y ser perdonada, que me ama y que debo ser una luz al mundo. Me ha dicho también que me está preparando un sitio en las moradas de su padre. Y yo le creo.

Así que si mi fé me conduce a seguir al Salvador, si entiendo y acepto las verdades trascendentales del evangelio ¿por qué he de sentirme extraña en su iglesia y dejar que otras personas me hagan sentir indigna? ¿Por qué he de plantearme si soy una mormona poco convencional o incluso qué estoy haciendo en la iglesia?

 Y ¿por qué he de preocuparme por escuchar a quienes me censuran hasta dejar que el maligno tenga lugar en mi corazón para destruir mi paz y contristar mi alma?

 ¡Despierta, alma mía! No te compliques más la vida. ¡Regocíjate, oh corazón mío, y no hagas caso de lo que te digan!

 No vuelvas a enojarte a causa de la prepotencia de quienes se sienten en posesión de la verdad. No debilites mi fuerza por motivo de las diferencias. Sigue defendiendo lo que te parece correcto porque no puedes ir en contra de tu conciencia.

  30 ¡Regocíjate, oh mi corazón, y clama al Señor y dile: Oh Señor, te alabaré para siempre! Sí, mi alma se regocijará en ti, mi Dios, y la roca de mi salvación.

Por Sangregorda

Siempre lo digo, que vengo de un país con una antigua y arraigada tradición católica, y la razón de que me repita tanto es que creo que nadie vive en un vacío cultural, por lo tanto muchas de mis opiniones y puntos de vista están determinados por mi propia historia, la de mi familia y la de mi país.

 En concreto, la historia de mi país está inexorablemente entretejida con la de la Iglesia Católica, hasta el punto de que esta última ha puesto y depuesto reyes, reinas, gobernadores, presidentes, leyes, gobiernos y todo lo que se le opusiera, con mano de hierro y sin la más mínima vacilación. Desde el confesor de la reina Isabel la Católica en 1490 hasta el párroco de un pueblecito cualquiera del año 1940. Uno porque influía para matar a miles, otro porque podía llevarte a la muerte si no ibas a misa, señal clara de que eras un “rojo”.

 ¿Toda la influencia fue mala? ¿Todos los líderes católicos fueron sanguinarios? Ni muchísimo menos. Pero colectivamente influyeron tanto y tan poderosamente que ahogaron la libertad, la proscribieron.

La historia de España, en sus capítulos más oscuros, esta llena de sotanas.

 La libertad religiosa llegó a España para quedarse tras la muerte de Franco, Caudillo por “la Gracia de Dios”.

 Pero la libertad religiosa, para muchos de nosotros, no es suficiente. Queremos además un estado laico, queremos a la religión fuera de las instituciones. Completamente.

 Esta defensa del LAICISMO puede sonar extraño viniendo de una persona que se define como religiosa practicante, y de hecho, cuando converso con otros miembros de mi iglesia sobre este tema del laicismo se asombran de mi posición. Alguno me ha llegado a preguntar porqué quiero a Dios fuera de las instituciones.

 No es a Dios, sino a la religión a la que quiero fuera de las instituciones.

A todas, incluida la mía.

Quizá Dios pueda estar a través de hombres honestos que legislen sabiendo que serán responsables ante Él, en caso de que sean creyentes (lo cual, visto lo visto, no parece una gran garantía) pero para la religión y el dogma no puede haber lugar cuando se pretenda un mínimo de autonomía y libertad.

De hecho la Iglesia SUD, en principio, respalda esta posición. Toda la sección 134, especialmente su versículo 9, es una declaración abierta de la creencia en la separación de iglesia y estado, pero por si esta sección no dejara las cosas suficientemente claras, la Primera Presidencia, en una declaración del año 1907 dice lo siguiente:

 “La Iglesia de Jesucristo sostiene la doctrina de separación de iglesia y estado; la no interferencia de la autoridad eclesiástica en temas políticos; y la absoluta libertad e independencia del individuo en la consecución de sus deberes políticos…

“Declaramos que como principio y norma favorecemos:

“La absoluta separación de iglesia y estado;

“La no dominación del estado por la iglesia;

“La no interferencia de la iglesia en las funciones del estado;

“La no interferencia del estado en las funciones de la iglesia o el libre ejercicio de la religión.

“La absoluta libertad del individuo de la dominación de la autoridad eclesiástica en asuntos políticos;

“La igualdad de todas las iglesias ante la ley”

(traducción libre – In Clark, Messages of the First Presidency 4:153 citado en el manual de instituto on line, en inglés, de Doctrina y Convenios)

 DyC134:9 – No creemos que sea justo confundir influencias religiosas con el gobierno civil,…

 Y sin embargo me he encontrado con un retorcido argumento últimamente, defendido por algunos miembros de gran relevancia, que me gustaría comentar aquí.

Lo que estas personas dicen es que la libertad religiosa está en peligro y afirman que lo está basándose en lo siguiente:

1 – hay personas que creen que son responsables ante Dios por lo que hacen (religiosas)

2 – esas personas son buenas

3 – favorecer a esas personas favorece un sociedad más justa en la que crezcan nuestro hijos

4 – nosotros (las personas justas y buenas por religiosas) tenemos que tener el derecho de aportar nuestra conciencia religiosa en los asuntos públicos.

5 – la conclusión es que si no se deja influir a las religiones entonces se está limitando la libertad religiosa.

Se me ocurren al menos los mismos motivos para decir lo contrario:

1 – hay personas que creen que son responsables ante Dios por lo que hacen muchas de ellas son religiosas y/o fanáticos ¿quién las distingue?

2 – esas personas no siempre son buenas (er… las Torres Gemelas las tiraron abajo personas que estaban convencidas de ser responsables ante Dios por lo que hacían)

3 – se me ocurre un buen número de países cuyos gobiernos están fuertemente influidos por religiones cuyas sociedades no son más justas ni por asomo.

4 – aportar conciencia religiosa a los asuntos públicos ¿qué significa? ¿influir? ¿presionar?

5 – ¿cómo? ¿La libertad religiosa no era que cada uno adore como, cuando y lo que quiera? ¿Ahora la libertad religiosa es que las religiones sean libres para influir y hacer presión a las instituciones?

 Yo creo, hermanos, que hay que volver a lo más básico:

NO CREEMOS QUE SEA JUSTO CONFUNDIR INFLUENCIAS RELIGIOSAS CON EL GOBIERNO CIVIL.

Esto es básico porque la religión no debate sus creencias, no las somete a consenso. La religión basa su código en creencias y dogmas que sólo son válidos para quienes creen en ellos, por lo tanto su imposición es nociva cuando no resulta sencillamente inútil.

Las leyes se acuerdan, se debaten y se imponen.

Las creencias no.

 ¿Es el laicismo sacar a Dios de las instituciones? Bueno, yo creo que si DyC es un libro canónico y por tanto la palabra de Dios apoyar sus planteamientos es apoyar lo que Dios quiere.

¿Qué piensas tú?

por Sangre Gorda

El autor de el libro/panfleto (30 pgs)  “Indignáos”, el Sr. Stéphane Hessel, alemán, judío, educado en Francia, ex-combatiente en la Resistencia, superviviente de Buchenwald, co-redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, defensor de la independencia Argelina y de la causa  Palestina, diplómatico y venerable anciano de 93 años hace, desde su privilegiada posición de quien ha sido testigo comprometido de la historia, un llamamiento a la resistencia no violenta y al compromiso ético.

El Sr. Hessel recuerda que los sistemas de protección social se implementaron en una Francia devastada por la guerra mundial y se preguntan como ahora, en un país enriquecido, puede ponerse en duda su viabilidad.

El Sr. Hessel recuerda que la dignidad del ser humano y su derecho a la existencia y realización están indiscutiblemente por encima del derecho de los mercados a enriquecerse.

Dice Hessel “las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo”, pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. “Buscad y encontraréis”

Mi lectura de este libro ha coincidido (¿será?) con la lectura de DyC 123, en donde se pide a los santos que hagan un compendio de todos los agravios cometidos contra ellos en Missouri, y de todas las infamias y difamaciones emitidas contra ellos para denunciarlas. DyC 123 es la sección de la indignación y me llama poderosamente la atención este versículo “13 por lo tanto, consumamos y agotemos nuestras vidas dando a conocer todas las cosas ocultas de las tinieblas, hasta donde las sepamos; y en verdad éstas se manifiestan de los cielos;”

También las palabras del Che van en ese sentido: “Sean capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario.”

Yo no me hice discípula de Cristo para hacer fiestecitas sociales en la iglesia constantemente, y me exaspera que consumamos y agotemos nuestras vidas en ser como los demás, cuando hay tanto por lo que luchar, y tanta auténtica iniquidad y desigualdad que combatir.

Yo soy una mormona indignada.

Por Sangre Gorda.
Vi este artículo anunciado por primera vez en LDS WAVE, e inmediatamente lo compartí en Facebook.
No sólo me parece un excelente escrito sino que, dadas las ampollas que levanta, creo que es de lectura provechosa para todo el que esté interesado en este blog.
Como estaba en inglés me he tomado la libertad de traducirlo:

Este es el enlace original:
http://www.sltrib.com/sltrib/opinion/51308137-82/mormon-book-poor-saints.html.csp

traducción libre de:
EL CASO DEL SOCIALISMO EN EL LIBRO DE MORMÓN
Por TROY WILLIAMS

(publicado en el periódico Salt Lake Tribune el 26 de Febrero de 2011)

Tanto si se aceptan como si no las pretensiones históricas o teológicas del Libro de Mormón, un tema es obvio: en sus momentos de mayor esplendor y justicia, los Nefitas presentados en el libro fueron socialistas benevolentes; en su momento más depravado son retratados como codiciosos capitalistas liberales.

En el cenit de la cultura Nefita, “… tenían en común todas las cosas; por tanto, no había ricos ni pobres…” Tener todas las cosas en común sugiere una sociedad que invertía en infraestructuras públicas y bienestar para la comunidad.

La redistribución no es una anomalía en las escrituras Mormonas. José Smith declaró que “no se ha dispuesto que un hombre posea más que otro; por consiguiente, el mundo yace en el pecado” (Doctrina yConvenios 49:20).

¡Para cualquier conservador tendrá peligrosos visos de ser doctrina comunista!
Sin embargo Smith persiste, “Porque si no sois iguales en las cosas terrenales, no podéis ser iguales en la consecución de cosas celestiales” (DyC 78:6)

Los primeros líderes mormones impulsaron una Orden Unida para redistribuir la riqueza para el beneficio de todos los Santos.

A pesar de que la redistribución es el más alto orden económico en las escrituras mormonas, el Senador estadounidense Chris Buttars denunció vehementemente la Escuela del Distrito de Alpine por propugnar supuestamente el “socialismo democrático”. El, Mitt Romney, Glenn Beck y otros parecen creer que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días tiene, de hecho, un decimocuarto Artículo de Fe: Creemos en la incuestionable virtud del libre capitalismo.

Sin embargo las escrituras hacen dicha creencia indefendible. Los principales villanos en la civilización Nefita fueron los Ladrones de Gadiantón, quienes perpetuaron políticas que exacerbaban la desigualdad de clases. En cierto momento incluso “lograron la administración exclusiva del gobierno, al grado de que hollaron con los pies, e hirieron y maltrataron y volvieron la espalda a los pobres y a los mansos, y a los humildes discípulos de Dios.” (Helamán 6:39)

Muchos Santos de los últimos días políticamente poderosos también han vuelto las espaldas a los pobres y a las clases trabajadoras de este país. El Patrick Henry Caucus, Eagle Forum y Romney están determinados a eliminar todos los programas sociales que tradicionalmente han protegido a la población más vulnerable. Por el contrario, están igualmente decididos a invertir en proteger a los acomodados.

Exigen austeridad fiscal, pero no están dispuestos a aplicar tasas justas a los super-ricos. Demandan que los pobres hagan sacrificios, pero no están dispuestos a acabar con los beneficios corporativos y los vacíos legales que consiguen evitar que las grandes empresas compartan la carga. Quieren cortar los fondos públicos para educación, arte y salud, pero quieren ni oir hablar de hacer lo mismo con las bases militares en el exterior.

Denuncian el socialismo pero no tienen ningún problema cuando se trata de redistribuir la riqueza pública hacia arriba, a manos privadas. Gadiantón mismo se hubiera sentido como en casa entre estos líderes políticos.

Mi lectura del Libro de Mormón no es idiosincrática. Como misionero en Inglaterra conocí a muchos mormones socialistas con testimonios de la enseñanza de igualdad de las escrituras. Veían en los textos sagrados una racionalización espiritual que apoyaba sus propios programas gubernamentales, incluido su premiado Servicio Nacional de Salud.

Creían realmente en la admonición de Jesús, “en cuanto lo hicisteis a uno de éstos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” (Mateo 25:40)

Los Santos de los Últimos Días con sentido de la justicia deben reclamar sus textos sagrados de las manos de los fundamentalistas del libre mercado. No se dejen amilanar por las actuaciones derechistas de un histérico Glenn Beck. Los americanos pueden apoyar al mismo tiempo una robusta economía de mercado y redes de seguridad sostenibles para el humilde y el necesitado. Pero requerirá que las corporaciones y los ciudadanos influyentes inviertan profundamente en infraestructuras públicas.

La narrativa del Libro de Mormón, al margen de su historicidad, advierte a los Santos de los Últimos Días que deberán rechazar las riquezas y cuidar del pobre y el necesitado. El socialismo democrático es la verdadera esencia de la teología mormona y de sus escrituras. Es nuestra búsqueda común de Sión.

Troy Williams es el productor ejecutivo de RadioActive en KRCL 90.9FM
http://www.sltrib.com/sltrib/opinion/51308137-82/mormon-book-poor-saints.html.csp