Archivos para la categoría: sanidad pública

Cita de Bertolt Brecht

Uno de los colectivos más denostados por la derecha es, junto con los sindicatos, el de los empleados públicos, o funcionarios como se les llama habitualmente.

Dejo aquí una presentación sobre la función de estos trabajadores que es interesante tener en cuenta, además de comprender el concepto de que proteger el empleo público es al mismo tiempo defender los servicios públicos.

(perdonad mi torpeza pero no he sido capaz de incrustar la presentación, tendréis que pinchar el enlace)

Por Sangre Gorda

en una reciente entrevista concedida al periódico La Vanguardia, Rafael Matesanz, Director de la Organización Nacional de Trasplantes (en España) hacía unos lúcidos comentarios sobre la sanidad pública gratuita que merecen una reseña.

En mi país, España, gozamos de un servicio de salud pública realmente envidiable, que en algunos casos, como el de los trasplantes de órganos y tejidos, llega a ser pionero y referente mundial, nada que ver con unas declaraciones que leí en el Eagle Forum estadounidense (foro ultraconservador) que profetizaba que la sanidad pública consistiría en un sólo médico visitando a 8 pacientes al mismo tiempo o que EEUU tiene índices de supervivencia mayores que cualquier país europeo (todavía no entiendo cómo a estos conservadores les preocupa tanto la deuda cuando se trata de vidas humanas y no cuando se trata de gasto en armas).

Las declaraciones del Sr. Matesanz destacan por su lógica cristalina y aplastante:

“Porque cuando la Sanidad no es gratuita, no es buena –ni para pobres ni para ricos– y la prueba son los trasplantes. Uno de riñón cuesta unos 50.000 euros: si sólo pudiera beneficiarse de él quien puede pagarlo, los pobres no los donarían, porque sabrían que ellos no podrían permitirse ser trasplantados y, al final, también los ricos se quedarían sin donaciones.”

y además

“Y hemos incorporado a los inmigrantes al sistema mejor que ningún otro país : precisamente porque saben que nuestro sistema de donaciones es justo y eficaz.”

Sin embargo, también los conservadores en España comienzan a plantearse la necesidad de recortar el gasto sanitario. En que quedamos ¿no era sagrada la vida?