El día 6 de Abril, Viernes Santo en los paises de tradición católica, un extraño hastag fué TT en Twitter: #camaradaCristo.

Como pasa a menudo con los Trending Topics, los comentario fueron desde un extremo al otro, pasando por por varios grados diferentes de respeto o falta del mismo, tanto al propio Salvador como a las diferentes opiniones o personas.

Los comentario podéis verlos vosotros mismos, pero lo que me interesa analizar aquí son dos tendencias principales que se podían identificar, ambas igualmente beligerantes:

1 – por un lado los ateos, utilizando la figura de Jesucristo para destacar contradicciones en el comportamiento conservador.

2 – por otro conservadores, indignados por el uso de una figura, la de Jesucristo, que consideran “suya propia” y despreciando con condescendiente desdén las reivindicaciones del otro bando.

Todo ello me hace pensar en la famosa canción de “My own, personal, Jesus”, y en un post leído hace poco en otro blog anglosajón sobre la fetichización de Jesús, y el uso ligero, rozando lo blasfemo, de su persona y misión en la cultura popular: marcapáginas de Jesús, sujetalibros, calendarios, corbatas, pósters, tazas, historias y milagros populares, cuadros con Jesús como superhéroe que rescata niños en problemas, etc. El “merchandising” de Jesús es inacabable, parece que los mercaderes no tardaron en volver a ocupar sus puestos en terreno sagrado.

En fin, el hashtag me llamó la atención, pero francamente, no me gusta nada que se “use” al Salvador. No que se mencione, ni que se defienda sinceramente una posición, sea cual fuere, en relación a sus enseñanzas, eso me parece correcto, pero utilizarlo como arma arrojadiza, o bien apropiárselo y monopolizar su figura me entristece. Por desgracia, a menudo son aquellos que dicen amarlo más quienes más daño hacen. Y son, además, quienes más culpa tienen creo yo, ya que, al menos, los ateos no creen en él o no lo veneran como figura sagrada.

A menudo simpatizo con los ateos, ya que a mi también me irritan sobremanera quienes quieren imponer su interpretación de las escrituras y la moral sin ni siquiera reconcer que es una interpretación, sino imponiéndose como poseedores de la verdad absoluta.

Parafraseando al Pte. Uchtdorf en la última conferencia “no me juzgues porque mi relativismo moral es diferente al tuyo”, claro, que para eso tendrían que reconocer que lo suyo también es una forma de relativismo, y eso JAMÁS.

En fin, el Hombre de Galilea no es patrimonio de nadie, o lo es de todos, no lo tengo claro. Lo que sí creo es que tanta legitimidad tienen quienes reivindican sus enseñanzas como el germen del pensamiento comunista-socialista como quienes consideran sus enseñanzas las depositarias de los valores conservadores por excelencia.

Todo lo demás me parece folclore.

A todo esto permitidme que recuerde una anécdota que se atribuye a Gandhi:

Cuentan que un día Gandhi estaba sentado junto a un río y alguien le preguntó por qué no le gustaba el cristianismo. El Mahatma dijo que su disgusto no era con el cristianismo, sino con muchos cristianos.

Para explicar por qué decía eso, metió la mano en el río, sacó un canto rodado y dijo:

Muchos cristianos son como esta piedra: llevan toda la vida mojándose en el río de la Verdad, pero si los abres por la mitad…

Gandhi golpeó la piedra contra otra mucho más grande.

La piedra pequeña se rompió por la mitad y él la mostró a quienes le escuchaban.

En su interior están secos como esta piedra —explicó

Hace poco me he topado con este vídeo de M. Romney, candidato a candidato conservador a la presidencia de EE.UU.

Está en inglés, pero básicamente dice lo siguiente:

Entrevistador: Permítame que le pregunte sobre las palabras que escogió la otra noche: usted dijo que ya tenemos un líder que nos divide con amargas políticas de ENVIDIA.
Tengo curiosidad por la palabra ENVIDIA. ¿Quería Ud. Sugerir que cualquiera que cuestione las prácticas y procedimientos de Wall Street y las instituciones financieras y que cualquiera que tenga preguntas sobre la redistribución de la riqueza y el poder de este país es un ENVIDIOSO? ¿Es todo un tema de celos o de justicia?

 Romney: Sabe, creo que se trata de ENVIDIA, creo que se trata de guerra de clases. Creo que cuando tienes a un presidente alentando la idea de dividir América basándose en la idea del 99% contra el 1%, cuando aquellos que han tenido más éxito están en el 1%, has abierto un nuevo camino de concebir este país que es totalmente inconsistente con el concepto de “una nación bajo Dios”.
Y creo que el análisis final de los americanos les llevará a rechazarlo.

 Entrevistador: Entonces ¿No es posible cuestionarse en justicia la distribución de la riqueza sin ser visto como un ENVIDIOSO?

Romney: Sabe, creo que está bien hablar de esas cosas en habitaciones tranquilas, cuando se charla de impuestos y cosas así, pero el Presidente utiliza este tema como parte de su hoja de ruta de campaña. Adonde quiera que vayamos , o que vaya él, le oimos hablar de millonarios o billonarios, ejecutivos, Wall Street… es una táctica de ataque ENVIDIOSA y creo que fracasará.

Esta bonita entrevista me ha hecho recordar un artículo que leí hace años escrito por el que actualmente es el Presidente del Gobierno de España, en el que hablaba de un concepto asombroso para cualquiera que se denomine cristiano: LA ENVIDIA IGUALITARIA. El artículo lucía perlas como estas:

 “¿Por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria”

¿De verdad creen estos señores que todo es “yo tengo más que tú así que chincha rabiña la rabia te pica”? Y estos señores, ambos declarados cristianos practicantes, ¿qué piensan cuando leen que los primeros cristianos tenían todas las cosas en común?
¿Qué piensan cuando leen a los profetas condenar la codicia, el acaparamiento, la acumulación de bienes? Envidia, pensarán, envidia igualitaria es lo que tienen.

Capitalismo darwinista en su más pura esencia, la ley de la selva, el dominio del más fuerte. Eso es, ni más ni menos, lo que propugnan los que acusan a todo aquel que osa hablar de reparto equitativo como ENVIDIOSOS.

  • DyC 49:20 Pero no se ha dispuesto que un hombre aposea más que otro; por consiguiente, el mundo yace en el pecado.
  • DyC 38:26 Porque, ¿quién de vosotros, si tiene doce hijos que le sirven obedientemente, y no hace acepción de ellos, dice a uno: Vístete de gala y siéntate aquí; y al otro: Vístete de harapos y siéntate allí, podrá luego mirarlos y decir soy justo?
  • Hechos 4:32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía que era suyo nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.
  • DyC 51:3 Por tanto, señalen Edward Partridge y aquellos a quienes él ha escogido, con los cuales estoy bien complacido, su porción a este pueblo, a cada hombre igual, según su familia, conforme a sus circunstancias, carencias y necesidades.
  • DyC  70:14 No obstante, en vuestras cosas temporales seréis iguales, y esto no de mala gana; de lo contrario, se retendrá la abundancia de las manifestaciones del Espíritu.
  • DyC 78:6 Porque si no sois iguales en las cosas terrenales, no podéis ser iguales en la consecución de cosas celestiales;

No, no es ENVIDIA señores privilegiados, es JUSTICIA. Porque la riqueza nace del trabajo de todos, pero un 1% la acumula mientras el 99% restante gime bajo el peso de la servidumbre.

Algún día los hombres…

  • Isaías 65:22 No edificarán para que otro habite ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los aárboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.

Creo que para los mormones, sobre todo para aquellos que han pasado por el Templo, esta imagen nos dice mucho sobre aquello de “reinar con sangre y horror en la tierra”.
¿Hay alguien ahí fuera?
¿Hay más mormones progresistas o somos tan pocos que no se nos ve?
La primera vez que recibí una recomendación para el Templo, se me había adoctrinado tanto sobre anticomunismo, que cuando me preguntaron si pertenecía a alguna organización que fuera incompatible con la iglesia estuve a punto de decir “bueno… soy de izquierda hasta la médula”. No lo hice, no lo hice porque, al fin y al cabo, me dije, no estoy afiliada a ningún partido. Que triste.
El tiempo ha pasado y resulta que el último miembro de la estaca que me entrevistó para darme la recomendación vota al Partido Comunista. Me lo ha dicho él, un líder sindicalista de la factoría en que trabaja.
Hay que salir del armario, hay que ser quien se es y que el ceño fruncido y la suficiencia de los conservadores no nos intimide.
“No hay Autoridades Generales de izquierda” me dijo una vez una conservadora como prueba irrefutable de que Dios quería que votara a la derecha.
Pues no me importa, no me da igual pero no me importa. Yo tengo que ser honesta conmigo misma y defender lo que creo que es correcto: y creo de todo corazón que una sociedad justa e igualitaria, con protección social, educación y sanidad universales y con derechos civiles garantizados para que cada uno viva de acuerdo con los dictados de su propia conciencia es lo correcto.
¿Hay alguien más ahí fuera?

Por Sangregorda

Una vez más aprovecho este espacio para denunciar que, en una época de recortes en educación, sanidad y ayudas sociales, se despilfarren miles de millones en gasto armamentístico y miltar.
Voy a enlazar un artículo de la web MADRILONIA.ORG del que copio el texto íntegro aunque recomiendo visitarlo por la cantidad de información que contiene.

En el año 2010 el estado presupuestó, a través de diferentes partidas, 18.161 millones de euros que finalmente y una vez liquidado dicho presupuesto, se convirtieron en cerca de 19.300 millones de euros.

De los 18.161 millones 9.154 son directamente destinados al Ministerio de Defensa. De estos 9.154 el ministerio dedica casi 1.500 millones a la compra directa de armamento, es decir, se dedica más dinero anualmente a comprar instrumentos de muerte que lo que se ha ahorrado, por ejemplo, con la congelación de las pensiones aprobadas por el gobierno (1.400). Esto pone de manifiesto las prioridades de los políticos que dicen representarnos.

Si sumamos casi 1.000 millones más en inversión militar (logística) tenemos que el año pasado se invirtieron cerca de 2.500 millones de euros lo cual supone un 10% de las inversiones del Estado, es decir, uno de cada diez euros que invierte el Estado es en gasto militar.

Por otro lado, tenemos inversión en I+D con fines militares. Se divide en 232 millones gestionados por Defensa y en 950 millones gestionados por Industria. Estos 950 millones salen en forma de préstamo, esta fórmula lleva funcionando desde 1997 y ya acumula un crédito por valor de 14.205 millones de euros de los cuales no se ha devuelto nada. La inversión en I+D militar supone un 13% de la inversión en I+D total del Estado.

Algunos indicadores del gasto militar 2010:

· Gasto militar por día: Casi 53 millones de euros (19.300 millones entre 365 días)

· Gasto por habitante/año: 419 euros (19.300 millones entre 46 millones de habitantes según censo)

· Gasto militar respecto al PIB: 1.8%

· Gasto militar respecto al presupuesto total: 4.70%

El gasto militar total del año pasado rondó los 19.300 millones de euros que es infinitamente superior al gasto del 2003 (15.800 millones) y del 2004 (16.900 millones) donde España estaba en plena efervescencia económica y participaba de la invasión de Irak. La cifra récord de gasto militar en España se produjo en 2008 con 20.600 millones de euros mientras que la población empezaba sentir en sus carnes el coste social y personal de la famosa crisis económica.

Todas estas cifras no vienen sino a reforzar la idea de que como siempre la crisis sólo la sufre el pueblo. Nos imponen recortes en todos nuestros derechos sociales, económicos, laborales porque según el Estado son imprescindibles, sin embargo, no hay recortes en gastos absolutamente innecesarios como el militar.

Asamblea de indignados de Castellón

http://castellon.tomalaplaza.net/

Más información: La verdad del gasto militar español

Por  fuerza de armas los romanos antiguos lograron un especie de paz.  Así que la paz romana se basaba en la violencia.  En ese ambiente Jesucristo, el príncipe de paz, enseñaba otra clase de paz … una paz no basada en la violencia sino una paz basada en la justicia.  Según Jesucristo el reino de dios era distinto en este respeto del reino de césar.  Pero los reyes romanos se creyeron dioses, así que  creyeron que roma misma era el reino de dios. Por contradecir esta doctrina romana y no dejar de enseñar su doctrina subversiva de otro tipo de reino de dios aún despues de amonestarse por los judíos colaboracionistas,  Jesucristo fué crucificado.

En tiempos aún mas antiguos Melquisedec era un gran sacerdote según el orden del hijo de dios que tuvo fama de establecer paz en la manera justa de Jesucristo.  Por eso él también en su época se conocía como un príncipe de paz, y ha recibido gran elogio en las escrituras:

Alma 13:17  Pues bien, este Melquisedec era rey de la tierra de Salem; y su pueblo había aumentado en la iniquidad y abominaciones; sí, se habían extraviado todos; se habían entregado a todo género de iniquidades;

 18  pero Melquisedec, habiendo ejercido una fe poderosa, y recibido el oficio del sumo sacerdocio según el santo orden de Dios, predicó el arrepentimiento a su pueblo. Y he aquí, se arrepintieron; y Melquisedec estableció la paz en la tierra durante sus días; por tanto, fue llamado el príncipe de paz, pues era rey de Salem; y reinó bajo su padre.

 19  Hubo muchos antes que él, y también hubo muchos después, mas ninguno fue mayor que él; por tanto, han hecho de él mención más particular.

¿Qué clase de arrepntimiento habría enseñado ese gran profeta?

Creo yo que les enseñó cambiar la injusticia por la justicia, porque no puede haber paz verdadera si no hay justicia. 

Por esta razón el arrenpentimiento requiere restitución.  Seguro que los responsables tenían que hacer restitución a los oprimidos.

En tiempos modernos el Señor nos ha mandado renunciar la guerra y proclamar la paz (D y C 98:16).  

Es impossible justificar las guerras actuales en nombre de paz del Señor.  Eso sería contrario a los principios enseñados tanto en la sección 98 como en el resto de las sagradas palabras de Cristo.  

La paz romana no es la paz de Cristo.

Por Sangregorda

Acabo de volver de la Iglesia y no recuerdo haber salido de la capilla con un sentimiento más triste desde hace mucho mucho tiempo.

La última clase del día fue la de Sociedad de Socorro, y estaba basada en un artículo de la Liahona republicado hace un par de años pero de la conferencia general de 1982, dado por Marion G. Romney.

Tal y como se ha dado, venía  a decir lo siguiente:

1 – que el trabajo es un principio enseñado desde el principio y que, junto con la autosuficiencia, son indispensables para la libertad del hombre.

El trabajo es consecuencia del estado caído del hombre (“ganarás el pan con el sudor de tu frente”) y la libertad (libre albedrío) no es consecuencia de el trabajo sino una condición en la que nace el ser humano GRACIAS al Salvador, que se ofreció a pagar el precio de los errores que cometeríamos como producto de nuestra libertad. La independencia económica no es sinónimo de libertad.

Si el trabajo es un principio enseñado desde el principio también debería serlo el dolor en el parto, consecuencia también de la caída, y enseñarse en las clases de Sociedad de Socorro que los métodos analgésicos en el parto son contrarios a los principios “enseñados desde el principio” ¿no?.

Más bien el mérito exagerado y la virtud del trabajo es una enseñanza protestante, como bien estudió Weber en su obra “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” del que pego el resumen de wikipedia a continuación:

“En suma, podemos sintetizar el análisis de Weber a este respecto en dos puntos:

  • La adquisición del dinero es casi el valor supremo de la vida.
    • El ejercicio constante de una profesión —el trabajo— es una manera tan privilegiada para adquirir el dinero, que se presenta varias veces como fin, no como medio.
    • Racionalidad. Es el trabajo que busca las maneras más adecuadas para obtener la máxima cantidad de riqueza. Los protestantes, que son la mayoría de la población, «han mostrado singular tendencia hacia el racionalismo económico, tendencia que ni se daba ni se da entre lo católicos, en cualquier situación en que se encuentren.» Weber (1999:32)
    • La austeridad. Ella hace que se use mínimamente la riqueza acumulada. Aunada a las tres características precedentes, da lugar a una creciente acumulación de riqueza, o de capital por medio del ahorro.
  • La descripción de la ética protestante, con dos grandes características:
    • El ascetismo: «Y del mismo modo podría explicarse el fenómeno no menos frecuente y curioso […] de que muchas casas parroquiales hayan sido el centro creador de empresas capitalistas de amplios vuelos, lo que podría interpretarse como una reacción ascética de la juventud. Pero esta reacción falla cuando se dan al propio tiempo, en una persona o colectividad, la virtud capitalista del sentido de los negocios y una forma de piedad intensa, que impregna y regula todos los actos de la vida; y esto no se da solo en casos aislados, sino que precisamente constituye un signo característico de grupos enteros de las sectas e iglesias más importantes de protestantismo.» Weber (1999:36,36)
    • El enriquecimiento como señal de predestinación a la salvación eterna.”

En nuestra Iglesia, a nivel popular, no se considera el enriquecimiento como señal de predestinación a la salvación eterna exactamente, sino como una clara señal de rectitud, basándose en la aplicación errónea (para más explicación leer libro de Job) de las escrituras que dicen que si guardas los mandamientos prosperas en la tierra.

¿Quiero decir con esto que el trabajo es malo? En absoluto, es un medio para ganarse la vida en este estado de cosas, en el “mundo triste y solitario”, y estoy segura de que, como otras pruebas, puede convertirse en experiencia trascendental de progreso espiritual pero no creo que el trabajo remunerado sea, en sí mismo, una herramienta de salvación.

2 – Que los programas gubernamentales de asistencia a los desempleados merman la autoestima de las personas y pueden coartar su libertad.

Me indigna especialmente este particular. Los programas gubernamentales de protección social están diseñados para proteger a los estratos más desfavorecidos de los desmanes del capitalismo salvaje, de la explotación de seres humanos para aumentar la acumulación de riqueza en unas pocas manos y para paliar las injusticias de una sociedad que “yace en el pecado” por causa de las desigualdades.

Hablemos de libertad con un ejemplo práctico: un padre/madre de familia que se queda sin empleo, en España tiene una cobertura de hasta un año de prestación (que ha pagado previamente con las retenciones practicadas en su nómina) que le permite vivir a él y a su familia mientras encuentra otro empleo y también le permite discriminar hasta cierto punto aquellos empleos que pretendan pagar salarios claramente insuficientes. El mismo padre/madre, en un país sin leyes que protejan al trabajador o sin sistemas de protección social, tendrá que aferrarse a cualquier empleo, por mal pagado que esté, que permita que su familia sobreviva la semana siguiente. ¿Quién es más libre?

Comprendo que la derecha norteamericana se ponga de uñas cuando se hable de implementar programas de protección social pero, por favor, que no me digan que si votamos a partidos que favorecerán estas políticas ponemos en peligro la libertad de los ciudadanos. El capital sí que pone en peligro esa libertad como pudieron comprobar con espanto Brigham Young y los otros misioneros que sirvieron en la Inglaterra industrial del siglo XIX, cuando los trabajadores estaban totalmente desprotegidos y a expensas del capital.

Sin igualdad no hay libertad, nos enseña el Libro de Mormón.

Lo que me parece ofensivo es ese tono superior de clase media de quien piensa que quienes acuden a los subsidios son holgazanes y vagos “chupando” de la teta del gobierno. Y esto me recuerda a la escritura de Mosiah 4:

17  Tal vez adirás: El hombre ha traído sobre sí su miseria; por tanto, detendré mi mano y no le daré de mi alimento, ni le impartiré de mis bienes para evitar que padezca, porque sus castigos son justos.

 18  Mas, ¡oh hombre!, yo te digo que quien esto hiciere tiene gran necesidad de arrepentirse; y a menos que se arrepienta de lo que ha hecho, perece para siempre, y no tiene parte en el reino de Dios.

3 – Las personas a quienes se les dan ayudas se vuelven perezosas como sucedió a las “gaviotas malacostumbradas” de la historia que refieren.

Me sorprende que Dios no estuviera enterado de esto cuando decidió mantener con subsidios celestiales de maná a su pueblo durante ¡cuarenta años!. ¿En qué estaba pensando? ¿No sabía que se volverían dependientes, débiles y perezosos? Vaya, me pregunto qué historia enseña verdaderos principios celestiales, la de las gaviotas o la del pueblo de Israel.

4 –  “La… Iglesia no está de acuerdo con ningún sistema que deje a las personas capacitadas en un estado de dependencia permanente y, por el contrario, insiste en que la función y el propósito verdaderos de ofrecer asistencia son ayudar a las personas a alcanzar una posición en la que puedan valerse por sí mismas y, de ese modo, ser libres”

Esta es una cita que se remonta a un curso de estudio de 1946.

Si bien está claro que no es deseable prolongar el estado de dependencia de un ser humano capacitado para el trabajo (ni obligarlo a aceptar un trabajo de mera subsistencia en condiciones de explotación, quiero pensar) me gustaría también recordar un post de este mismo blog llamado “La red de Seguridad Social” en que un hermano comentaba que la posición contradictoria de la Iglesia, hoy en día, respecto a este tema y cito:

“Por eso me fue una sorpresa grande cuando me llamaron obispo, enterarme que la prioridad en cuanto a la iglesia y el gobierno se había cambiado.  Normalmente la iglesia ayudaría solo en casos de emergencia, y en casos de largo plazo deberíamos buscar recursos de “la comunidad,” que quiere decir agencias del gobierno”

5 – Por último avisa sobre los peligros de votar de manera “pancista” de manera que puede aplicarse al peligro de votar a partidos que defiendan los programas de protección social que puedan beneficiarnos

pero para ser justa, este párrafo se encuentra justo debajo de la parte en que arremete contra los capitalistas que no invierten a menos que el gobierno les garantice las ganancias aunque presupone que los principales holgazanes son los pobres ya que dice que  “El hábito de codiciar y recibir beneficios inmerecidos se ha vuelto tan común en nuestra sociedad que hasta las personas adineradas, que poseen los medios para producir más riquezas, esperan que el gobierno les garantice una ganancia.” Hasta las personas adineradas… que por supuesto son las más trabajadoras, diligentes y rectas supongo.

Luego dice

“Muchas veces, los resultados de las elecciones dependen de lo que los candidatos prometan hacer por los votantes con los fondos del gobierno; si esta práctica se aceptara e implantara en forma general en cualquier sociedad, convertiría en esclavos a sus ciudadanos.

No podemos permitirnos el lujo de quedar bajo la custodia del gobierno, ni siquiera si tenemos el derecho legal de hacerlo, pues eso nos exige un gran sacrificio de nuestra autoestima y de nuestra independencia política, temporal y espiritual.”

Creo que el comportamiento actual de los mercados, influyendo hasta el punto de exigir modificaciones constitucionales en algunos países, sí que está convirtiendo en esclavos a los ciudadanos, dañando sus democracias, libertades, sistemas sociales y modos de vida tanto o peor que cualquier gobierno comunista del pasado o el presente con quienes, desde luego, tampoco estoy de acuerdo.

En resumen, el artículo tiene partes excelentes, y varias lecturas, pero tal como se ha enseñado en clase y salvo que se le preste una imaginativa mirada, parece destinado a inclinar definitivamente la opinión en contra de los sistemas de protección social. Pocos europeos informados y/u orgullosos de sus sistemas de bienestar social respaldarían semejantes opiniones (sobre la merma de la libertad por la existencia de ayudas sociales).

Es hora de aparcar la guerra fría y discontinuar con la identificación gobierno=satanás tan común al conservadurismo norteamericano. Hay vida más allá de Wisconsin, por favor, téngannos en cuenta.

Sólo me queda esperar el cumplimiento de las profecías y trabajar por la llegada del día en que la mal llamada autosuficiencia será algo real, y cada uno “disfrutará la obra de sus manos” como decía Isaías y no trabajará para enriquecer a unos pocos.

” las cifras que demuestran el imparable avance y por la tenaz concentración de la riqueza acumulada en muy pocas manos. Los ocho millones trescientas mil personas millonarias del 2004 son un número insignificantes ante los seis mil quinientos millones de habitantes del planeta y ni que decir de los millones de millones de pobres del mundo que también continúan aumentando”

En las DyC (sección 121)  el Señor condena el injusto dominio.  También en la Perla de Gran Precio se puede leer que el malvado lucifer se echa de la sociedad celestial por pretender establecer un sistema de injusto dominio.

También las escrituras modernas justifican el establecerse leyes para proteger las sociedades terrenales contra atentados en forma de injusto dominio, porque tales atentados hacen violencia al albedrío de las almas de los hijos de los hombres.

Entonces es importante entender en que consiste el injusto dominio y saber donde se concentran los poderes de injusto dominio en la actualidad.

Les invito a Uds. lectores a contribuir sus ideas sobre este tema.

Por Sangregorda

Miles de muertos después se va. El dictador se va.

Un dictador menos, ¡alegrémonos demócratas!… ¿no? OJALÁ (del árabe “law sha’a Allah” que significa “si Dios quisiera”)

EEUU, Inglaterra, Francia y otros países occidentales a través de la OTAN ha financiado carísimos envíos de armamento a los rebeldes. ¿Gratis?

No me lo creo.

Veo la fiesta de los ciudadanos en Trípoli y se me alegra el corazón, sin duda el futuro parece menos oscuro sin la bota que oprime.

Pero sé que habrá que devolver favores, y que en alguna parte, repartidos en sus cómodos hogares de los países que conforman la OTAN, contratistas y empresarios se frotan las manos: otro país en rebajas, saldos para todos.

Y estas rebajas sí que son importantes, se trata de un país productor de petróleo.

Si la democracia trajera un mayor reparto de la riqueza, que los beneficios del crudo se derramaran a través de todas las capas sociales… pero, llamadme cínica, no lo creo. Aquí un interesante artículo llamado “La hora de la verdad para Libia“.

Ojalá.

Por Sangregorda

Antes que nada disculpad mi ausencia, no tengo ninguna excusa, o sí, pero es lo de siempre así que no os aburriré.

En fin, hace un par de domingos estaba en la escuela dominical y tratamos el famoso sueño de Pedro en que se le reveló que a partir de ese momento se  podría predicar el evangelio a los gentiles. “Dios no hace acepción de personas” se llamaba la lección, si no recuerdo mal.

No me voy a poner ahora a explicar toda la historia, la podéis encontrar en Hechos 10, pero el meollo de la cuestión es que supone el punto de inflexión histórico en que el evangelio dejó de ser patrimonio del pueblo escogido para ser accesible a toda la humanidad. O casi.

La lección se centraba en comparar este momento con la revelación en que se extendían las bendiciones del sacerdocio a todo varón digno, o sea, a los negros africanos.

Y aquí es dónde me gustaría hacer una reflexión ¿de verdad es comparable?

En 1978 ¿consideraban los miembros de la iglesia inmundos o pecadores a los negros? ¿evitaban que entrasen en su casa, consideraban impensable sentarse con ellos a comer, los restringían de participar en sus servicios religiosos? ¿consideraban un cataclismo que un hijo/a contrajera matrimonio con uno de ellos?

No soy una erudita de las escrituras, pero un judío observante habría tenido todos esos reparos para con un gentil. No era sólo una cuestión de raza o nacionalidad, a cuyas distinciones los judíos de la época estaban más que acostumbrados. Era más bien una cuestión de rectitud.

Por eso, creo que para entender el shock que significaría para los judíos cristianos de la época que, de repente, semejantes individuos fueran sus iguales (inmundos pecadores hasta hace nada) no se puede recurrir a la DO2 de la extensión del sacerdocio. Creo que se entendería mejor si nos planteáramos la posibilidad de que se declarara que los homosexuales fueran personas plenamente aceptables como miembros activos siempre que guardaran la ley de castidad hasta el matrimonio, siendo este legalmente válido. Es decir ver a una pareja del mismo sexo acudir de la mano a la iglesia, participar de los sacramentos, enseñar, predicar, servir… ¡sentarse a nuestro lado en la sacramental!

Vaya, algo así ciertamente nos ayudaría a entender los conflictos subsiguientes entre Pedro y Pablo, las vacilaciones de los gálatas, la estupefacción de los judíos cristianos de Jerusalén

Pero claro, plantearse algo así también otorga un nuevo significado al versículo

 34 Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas,

Habrá quien me diga que una persona abiertamente homosexual tiene espacio en nuestra iglesia mientras no sea sexualmente activo, pero yo ni me imagino lo que sería de ella tal como están las cosas ahora mismo. Ni me lo imagino.

Pero sí me imagino que pueda tener un testimonio, amar al Salvador tanto o más que yo, y necesitarle tanto como el que más. Todo ello sin querer renunciar al gozo de la vida en pareja, carga que seguramente yo misma no podría llevar (adoro mi matrimonio y mi vida familiar) y que no me siento capaz de imponer a nadie.

Y tampoco planteé esta reflexión en mi clase de ED, hasta eso es impensable.  Hasta eso.

Realmente me gustaría poder hablar de este tema de manera sosegada, desde la perspectiva y la compasión.

Como nota quisiera destacar que tanto en el caso de la inclusión de los gentiles como en la de los negros, fue el Señor quien reaccionó a los cambios sociales con una revelación de progreso a través del profeta, y no al revés.